fbpx

Un ‘efecto mariposa’ entre deshielo ártico e incendios en Norteamérica

8
Un estudio ha descrito por primera vez el mecanismo subyacente que relaciona la disminución del hielo marino en el Ártico con el empeoramiento de los incendios forestales en el oeste de EE.UU.

A medida que el hielo marino se derrite de julio a octubre, la luz solar calienta el área circundante, cada vez más sin hielo. En última instancia, esto trae condiciones favorables al calor y al fuego a estados distantes como California, Washington y Oregon más tarde en otoño y principios del invierno.

Investigadores afirman que esta relación resulta tan influyente como los patrones climáticos que propicia El Niño-Oscilación del Sur.

“No es una analogía perfecta, pero las teleconexiones como esta son un poco como el efecto mariposa”, dijo en un comunicado Hailong Wang, científico en el Pacific Northwest National Laboratory (PNNL) y coautor del nuevo estudio. Hace referencia a la característica popular de la teoría del caos en la que se cree que el batir de alas de una mariposa influye en la formación de un tornado distante.

“Las condiciones climáticas en una parte del mundo pueden, con el tiempo, influir en los resultados climáticos desde miles de kilómetros de distancia”, dijo Wang. “En nuestro caso, encontramos que la región ártica y el oeste de Estados Unidos están conectados por esta relación. El calentamiento regional de la superficie terrestre y marina causado por la pérdida de hielo marino desencadena condiciones más cálidas y secas en Occidente más adelante en el año”.

Wang presentó sus hallazgos virtualmente en una conferencia de prensa de AGU (American Geophyisical Union) que exploraba los incendios forestales en un clima cambiante el 16 de diciembre.

Wang y sus colegas autores descubrieron que a medida que el hielo marino del Ártico se derrite y las superficies terrestres y marinas circundantes se calientan, se fortalece un vórtice en la atmósfera sobre el área calentada. Este vórtice, que gira en sentido antihorario como un ciclón, se genera por diferencias en la presión del aire.

El poderoso vórtice empuja constantemente la corriente en chorro polar fuera de su patrón típico, desviando el aire húmedo del oeste de los Estados Unidos. Con la corriente en chorro ahora más ondulada desviada de su curso habitual, se forma un segundo vórtice, que gira en el sentido de las agujas del reloj, debajo de la cresta del chorro polar sobre el oeste de los Estados Unidos. Este segundo vórtice, similar al vórtice responsable del calor extremo del noroeste del Pacífico a principios de este verano, trae consigo cielos despejados, condiciones secas y otras condiciones climáticas favorables al fuego.

A medida que el Ártico continúa calentándose, puede agudizar el contraste entre estos dos sistemas conectados a distancia, exacerbando aún más las condiciones en una región ya devastada por el fuego. Más de tres millones de acres se han quemado solo en California durante la temporada de incendios forestales de 2021.

“Esta conexión impulsada por la dinámica calienta y seca la región occidental de los Estados Unidos”, dijo Yufei Zou, autor principal y científico de datos que era un postdoctorado en PNNL cuando se realizó el estudio. “Al descubrir el mecanismo detrás de esa teleconexión, esperamos que los encargados de gestionar los bosques y prepararse para los incendios forestales estén más informados”.

Para sondear la influencia del hielo marino del Ártico en la formación de condiciones climáticas favorables al fuego, los autores del estudio recurrieron a las últimas cuatro décadas de niveles registrados de hielo marino. El equipo aisló el mecanismo en juego mediante el modelado realizado en el National Energy Research Scientific Computing Center, ubicado en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley.

El hielo marino del Ártico ha disminuido continuamente desde que los científicos comenzaron a medir su pérdida a fines de la década de 1970. La capa de hielo marino al final del verano ha disminuido en un 13 por ciento cada década en relación con el promedio de 1981-2010, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Se proyecta que el hielo marino del Ártico continuará disminuyendo, lo que eventualmente conducirá a períodos de aguas árticas sin hielo antes de la década de 2050. Hoy en día, incluso el hielo más antiguo y grueso que persiste durante todo el año es ahora más delgado y frágil.

Cargando.... Si tarda actualizar la pagina por favor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas