PGR instruye velar por integridad de apresados

Establece derecho a una llamada, vigilancia del fiscal de turno, asistencia médica, no discriminación, entre otros puntos

0 13
La Procuraduría General de la República (PGR) instruyó este miércoles a los miembros del Ministerio Público velar por el respeto irrestricto a la integridad física, psíquica y moral de las personas que sean apresadas por la Policía Nacional, la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) o por cualquier organismo o agencia de seguridad del Estado, ya sea en virtud de una orden judicial o por tratarse de un delito flagrante.

Esta medida fue adoptada mediante la instrucción general 000001 “sobre la tutela de derechos fundamentales en las áreas de custodia de las personas privadas de libertad” emitida y firmada por la procuradora general de la República, Miriam Germán Brito y que consta de nueve puntos.

La instrucción fue adoptada luego de los hechos acontecidos en las últimas semanas en los que al menos tres ciudadanos murieron a golpes bajo custodia de la Policía Nacional.

Presos no podrán ser grabados

En el punto número 7, la Procuraduría indica que se dispondrán las acciones necesarias para evitar que los privados de libertad sean grabados o expuestos a los medios de comunicación o redes sociales con la circulación de videos o imágenes grabados y distribuidos en clara violación a sus derechos fundamentales.

“Cada fiscalía o unidad especializada deberá establecerse un sistema de turnos ininterrumpido a fin de realizar de manera permanente la debida inspección de las áreas de custodia. Estas inspecciones requieren observar las áreas de custodia, verificar el libro de entrada, preguntar a los responsables de las custodias sobre posibles novedades, así como realizar conversaciones aleatorias con familiares o relacionados con los privados de libertad sobre la atención que están recibiendo”, establece.

Atención médica oportuna

En la instrucción, la procuradora Germán Brito llama a los fiscales actuantes verificar el cumplimiento de las garantías del debido proceso y que todo ciudadano sea informado sobre sus derechos: conocer las causas del arresto, guardar silencio sin que esto le perjudique, comunicarse con su familia y con un abogado de su elección y que se le respete su dignidad e integridad física.

“En caso de alguna urgencia médica, corresponde garantizar que a las personas privadas se les brinde una atención médica oportuna”, indica.

Discriminación

Germán Brito también ordena a los miembros del Ministerio Público vigilar que, en el marco del arresto, no se produzca ningún tipo de discriminación por razones de género, identidad de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, lengua, religión o condición social.

“Si la persona es de nacionalidad extranjera, garantizarán el derecho a comunicarse sin demora con la representación diplomática o consular de su país, a los fines de facilitar la asistencia legal requerida. Si se trata de adolescentes, tomarán las previsiones que establece la Ley No. 136-03. Si fueren envejecientes, las previsiones del artículo 5 de la Ley No. 352-98. En caso de tratarse de personas con algún tipo de capacidad especial, procederán de acuerdo a lo dispuesto en los artículos 123 al 126 de la Ley No. 5-13”, establece.

Puesta en libertad inmediata

La instrucción de la Procuraduría agrega que en todos los casos donde sea evidente que la privación de libertad no fue realizada de conformidad con las disposiciones de la ley, ordenarán la libertad inmediata del detenido, sin mediar ningún tipo de trámite, garantizando que la misma sea ejecutada de manera inmediata.

“Si existiere alguna evidencia o indicio de que alguna persona privada de libertad ha sido víctima de la violación a sus derechos, se deberá proceder de manera inmediata a realizar la investigación y actuar conforme a los resultados de la misma, informado sin demora al fiscal titular, quien a su vez deberá enviar un informe de las acciones emprendidas a la Dirección General de Persecución del Ministerio Público por la vía más expedita”, indica.

Apresados por Policía

En menos de un mes tres hombres murieron en medio de extrañas circunstancias en distintos centros de salud donde recibían atenciones médicas luego de haber sido trasladados desde dotaciones de la Policía Nacional, donde se encontraban detenidos.

Se trata de los casos de David de los Santos, quien fue detenido el pasado 27 de abril tras alegadamente haber protagonizado un incidente con una mujer en una plaza comercial y llevado al destacamento del Ensanche Naco.

También la madrugada del 17 de abril una patrulla de la Policía Nacional detuvo a José Gregorio Custodio, de 38 años, en San José de Ocoa, que falleció el día siguiente por causas que permanecen bajo investigación.

El cinco de abril se produjo la muerte del barbero Richard Báez, de 30 años, que días antes había sido detenido por miembros de la Policía Nacional en el distrito municipal Santiago Oeste.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas