Canó, sin trabajo, no se da por vencido

Al petromacorisano se encuentra en una encrucijada al quedar agente libre

0 51
En una entrevista de 14 minutos que subió el miércoles a sus redes Annie Heilbrunn, la reportera de TV de los Padres, pregunta a Robinson Canó que tanto recordaba su primer hit en la MLB, al japonés Hideo Nomo, el 4 de mayo de 2005.

“Lo siento como si fuera ayer. Nadie quiere ver el final de su carrera, siempre crees que puedes jugar este juego por siempre”, dijo el petromacorisano, con uniforme de prácticas de San Diego.

Cual si la periodista tuviera informaciones de primera mano luego preguntó si veía el final de su carrera pronto. “Realmente no, me siento bien, hago las rutinas que ponen en la computadora, veo el swing y todo está sobre el promedio, las cosas no están saliendo a mi manera ahora mismo, pero me siento bien”.

La paciencia del conjunto californiano fue breve con Canó y el jueves se hizo oficial su despido, apenas 21 días después de haberlo firmado. En solo 12 partidos y 33 turnos (con tres sencillos) los Frailes recabaron información suficiente para tomar la decisión que los Mets ya hicieron el pasado ocho de mayo.

¿Es el fin de Canó? Con 39 años de edad y contrato garantizado para el resto de la campaña y la siguiente cualquier equipo podría hacerse cargo de sus servicios con solo pagar la proporción del salario mínimo, puesto que los US$40 millones de su pacto no corren peligro.

Pero más allá de que solo bateó para .091 con los Padres y .195 con los Mets (en 41 turnos) hay informaciones sacadas del Big Data que a ambos equipos parece haberla tomado en cuenta. La velocidad de salida de los batazos de Canó promedió las 87.2 millas por horas, lejos de las 90.7 que tuvo entre 2015-2020 de acuerdo a Statcast. Como referencia, Rafael Devers tiene el cuarto mayor promedio de la MLB y líder entre los dominicanos con 94 mph.

El derrumbe

Es la pregunta frecuente entre aficionados.

Canó tiene 39 años. En 2021 solo cinco jugadores de posición con 35 años o más que superaron los 150 turnos tuvieron un OPS ajustados por encima del promedio de la liga, de acuerdo a FanGraphs. En 2020 fueron seis.

Hace un lustro, Canó tenía 35 años y le quedaban cinco de contrato. Entonces tenía una línea ofensiva de .305/.355/.494 con 2,470 imparables, de los cuales 534 eran dobles y 311 jonrones mientras acumulaba 67.9 victorias sobre jugador reemplazo. Discutía la distinción al mejor intermedista de la historia con inmortales como Joe Morgan, Roberto Alomar y Ryne Sandberg.

Entonces llegó su primer positivo de dopaje, purgó una sanción de 80 partidos y fue el inicio del fin. La recortada temporada de 2020 no solo la limitó tiempo de juego, allí también lo atraparon violando el programa antidrogas por segunda vez y se perdió 2021, un par de sanciones que le costaron US$35 millones y reducen, con el estándar de hoy, las opciones de llegar al Salón de la Fama.

Desde ese primer positivo Canó solo ha jugado 180 partidos, ha sumado 165 imparables y las opciones de los tres hits salen del panorama. Su línea general también se desplomó a .260/.305/.432 y ha sido un jugador por debajo del nivel reemplazo con 0.7 WAR.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas