Aumentan denuncias sobre violación de contratos de viviendas

Adquirientes aseguran constructora exige pagos superior a lo pactado

3 34

A pesar de ser unas de las actividades que más crece de la economía dominicana, del sector construcción se hacen muchas denuncias en el país que van desde uso de materiales no adecuados, filtraciones y violación del contrato,  esta última calificada como una “embestida” por el director ejecutivo del Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor), por su incremento en los últimos meses.

“En febrero de 2019, firmé un contrato en dólares o su equivalente en pesos. En el contrato está estipulado que cuando el dólar subiera un punto y uno fuera a pagar ellos iban a revisar la tasa, pero la constructora (LVP) ha hecho unos reajustes que no se corresponden con la realidad, por lo que me he visto en la obligación de ir a Pro Consumidor porque la empresa no quiere entrar en razón”, se queja el ingeniero José Medardo, quien firmó un contrato para adquirir un apartamento en el proyecto Altos de la Colombia.

Incómodo, Medardo asegura que de 4.1 millones de pesos que costaba el inmueble en febrero de 2019, de acuerdo al contrato, en la actualidad, con los reajustes que hizo la constructora LVP, ronda los 4.7 millones de pesos.

Adquirientes contactados por Diario Libre aseguran que los precios pactados con dicha constructora, ahora han variado entre 10,000 y 15,000 dólares por encima de lo firmado.

“Hace dos años que yo firmé el contrato. En enero de este año, llamo a la constructora para saber en qué está el proyecto. Nunca me contestan, nunca me ponen una cita; que no permiten visita al proyecto por controles de seguridad. Luego, hace como dos semanas aproximadamente, me envían un comunicado de que el proyecto está parado porque hay un nuevo reajuste de precios y nueva fecha de entrega”, narra Ironelis Moreta, pediatra perinatóloga.

Recientemente, le enviaron un correo indicándole que tendrá que pagar 5,800 dólares adicionales. “Voy a luchar por no pagarlo, porque ellos han sido abusivos con uno, no dan la cara. Ya yo he pagado más de 13,000 dólares y ellos no le dicen a uno cómo va lo mío. Uno no puede ir al proyecto, porque no te dejan entrar”, dijo Moreta, quien mientras contaba sobre su situación se tornó afligida.

Jean Reyna, otro de los afectados en el proyecto Altos de la Colombia, dijo a Diario Libre que facturaron en el año 2019 y la promesa de entrega era en 18 meses hasta que él completara el pago inicial, pero que la constructora LVP se apalancó en la pandemia para no adelantar en la entrega del inmueble.

“Desde el momento que nosotros hicimos el primer pago del inicial, duraron nueve meses para ponerle las manos al condominio. O sea, que ya ellos sabían que se iban atrasar en la entrega. Luego de ahí tenemos todos los correos de que le entregamos en tal fecha, de que ahora se le movió su fecha de entrega, y nosotros en espera. Nosotros adquirimos un apartamento modelo, es un penthouse. Nos llaman para la pre entrega del apartamento, cuando nosotros vamos es totalmente diferente a lo que nosotros compramos en los planos”, expresó el ciudadano.

Dentro de las irregularidades que denuncia Reyna están: “la escalera era en L y lo que hicieron fue una escalerita en espiral, que eso no cuesta más de 50,000 pesos en un apartamento modelo de 4,100,000 pesos y nosotros no lo queremos recibir así. El lavadero va en la azotea y al ellos hacerlo en la parte de la cocina, le quitó espacio para la escalera. Ellos hicieron lo que quisieron con la distribución del apartamento, que no fue lo que nosotros compramos en planos y la gota que derramó el vaso es que nos están subiendo 496,000 pesos con relación a una tasa cambiaría que no es cierto tampoco”.

Asegura que él y su esposa han pasado una real odisea con la empresa y lamentablemente, recientemente se dieron cuenta que son muchas personas más que tienen problemas con la constructora.

“Ellos les quieren devolver pura y simple, el dinero a las personas, dinero que tu vienes pagando desde hace dos años y el dinero se devalúa.  Lo que quieren hacer es un negocio redondo. Es decir, tu me das el dinero para hacer un apartamento que hace tres años costaba 4.2 millones de pesos y ahora cuesta 5.5 millones de pesos, te devuelvo lo que me diste devaluado y lo vendo más caro”, apuntó el cliente, que vino desde Higüey a la ciudad de Santo Domingo en busca de mejor vida.

Resalta que: “Yo me dedico a las micro finanzas, mi esposa es toda una profesional y gerente de gestión humana en una empresa de producción, nunca nos imaginamos que después de pasar tanto trabajo juntos, la vida nos castigara con caer en las garras de la constructora LVP”.

Y: “Nuestros hijos, que son dos, nos preguntan a diario. De hecho, tienen alcancías, ahorrando para comprar cosas para sus habitaciones ¡uff! imagínate tu, soy un hombre duro, pero en realidad he tenido que llorar por esa situación, y créeme, que soy un hombre duro”.

Suben las denuncias en Pro Consumidor

Al igual que Medardo, Reyna y Moreta, asimismo se encuentran cientos de personas en todo el país, quienes acuden a Pro Consumidor en busca de ayuda.

“En las últimas cuatro semanas hemos estado recibiendo muchas denuncias con relación al aumento de los precios de las viviendas con contratos ya firmados previamente. En ese particular, hemos tenido que empezar a elaborar criterios a partir de esta embestida que hay desde hace cuatro o cinco semanas de consumidores que han venido denunciando aumentos que ellos entienden que son desproporcionados, de acuerdo a lo firmado con constructores o empresas constructoras”, informó el director ejecutivo de Pro Consumidor, Eddy Alcántara.

Precisó que, cuando un consumidor va a la institución a poner la denuncia, los inspectores visitan el proyecto para ver el avance del mismo. Citó, por ejemplo, que si un block que costaba 25 pesos la inflación lo disparó a 30 pesos, al que ya se tenía colocado en la vivienda no se le puede aplicar la inflación.

“En el último mes nosotros recibimos cerca de 125 o 130 denuncias, pero ya veníamos con otros casos antes de esta última semana que estaban en aumento, y hemos venido decidiendo partiendo del criterio que hemos mencionado”, expresó.

El funcionario explicó que la inflación que se debe reflejar en los precios de los inmuebles es la que establece el Banco Central. “Para estos meses es del 17 por ciento -agregó-, entonces, no se les puede traducir al consumidor un aumento que sobrepase ese 17 por ciento, pero también ese 17 por ciento debe ser en proporción, no a la generalidad”.

Proyectan denuncias continuarán

Para Eliseo Cristopher, presidente de la Confederación Dominicana de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas de la Construcción (Copymecon), las denuncias que se han registrado en los últimos meses en el país van a continuar por las alzas que están registrando los materiales de construcción.

“Esa embestida que tenemos con los costos, nosotros tenemos que transmitirle parte a los adquirientes, y los adquirientes, en el momento de recibir, se encuentran que los apartamentos han cambiado de precios. (Es) una situación que no es culpa de los adquirientes, pero tampoco es culpa de los constructores”, argumentó el empresario.

Explicó que los constructores compraban la varilla hace 24 meses por unos 35,000 o 36,000 pesos el atado y hoy lo están comprando, en algunas ferreterías, a 85,000 pesos. “Hace aproximadamente un mes, nosotros la teníamos a 73,000 pesos, hoy está a 85,000 pesos”.

Acoprovi

La Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de Viviendas (Acoprovi) informó que, desde mediados del año 2020, Acoprovi se ha mantenido promoviendo el diálogo y llamando a la sinergia público-privada para hacer frente a una las razones principales de la inflación inmobiliaria: el aumento desmedido en los materiales de construcción. Y es que, el incremento de insumos esenciales de la construcción, como el cemento y el acero, presentan una alta incidencia en el costo del metro cuadrado de construcción.

De hecho, Acoprovi indica que, al hablar de aumentos, en el caso del cemento, ha subido más de un 56 % desde inicio de la pandemia y en el caso del acero, cerca de un 74 % en ese periodo. A estos también se suman, otros productos con alzas importantes, como los materiales eléctricos y el PVC, los cuales tienen más de un 100 % de incremento en este periodo.

“Es por esto que, durante el periodo marzo 2020-marzo 2022 el costo del metro cuadrado aumentó en cerca de un 29 %, según el índice de costo de la vivienda (ICDV), que publica la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) mes por mes y que monitorea el precio del metro cuadrado de construcción de la vivienda, pero en su informe del mes de mayo tuvo un incremento de cerca de un 8 %, el más alto en un solo mes en muchos años, debido a las recientes alzas en cemento y acero que fueron de más de un 12 % y de la tarifa mínima de la mano de obra de construcción que fue modificada en un 21 %”, explica Acoprovi.

Acoprovi explicó que la pandemia ha sido una de las causas que ha afectado el mercado inmobiliario del lado de los costos debido a diversos factores. Uno de ellos, la disrupción logística en el transporte marítimo, la inflación generada desde el inicio de la pandemia en marzo 2020, y el reciente conflicto bélico entre Rusia – Ucrania, los cuales han incidido notablemente en el alza de los materiales de construcción.

Sin embargo, gracias a las medidas de carácter monetario y financiero implementadas por las autoridades desde 2020 – 2021, el sector construcción logró remontar llegando a ser uno de los protagonistas de la reactivación de la economía dominicana. Además, indica que una de las razones de este crecimiento es que las tasas de intereses para préstamos de construcción e hipotecarios alcanzaron mínimos históricos, el sector creció un 23.4 % en el 2021.

En cuanto a las medidas asumidas por el sector construcción y las alzas de las viviendas, Acoprovi señala que en un principio muchos promotores de viviendas asumieron una gran parte del aumento. Sin embargo, las alzas de los materiales se han convertido en un gran desafío para el sector, una realidad que ha llevado a la necesidad de transferir una gran parte de los costos de los proyectos a los precios de las unidades de viviendas.

Respecto a las recomendaciones para adquisición de viviendas

De acuerdo a las recomendaciones de la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de Viviendas (Acoprovi), lo ideal es contemplar la cláusula de aumento basada en el Índice de Costo de la Vivienda, que es un índice oficial, publicado y gestionado por la Oficina Nacional de Estadística (ONE). Entiende que su uso permite utilizar un parámetro justo, tanto para el promotor como para el adquiriente.

Con relación a los aumentos, Acoprovi agrega que es importante propiciar un dialogo amigable y conciliador. En estos casos, lo ideal es sentarse con el constructor y buscar alternativas, con miras a beneficiar a ambas partes, pues a veces el adquiriente puede tener posibilidades de tomar un mayor financiamiento o el promotor asumir parte del incremento de modo que el adquiriente pueda completar su adquisición de la unidad

Por último, Acoprovi apunta que hay que tomar en cuenta que debido a estos aumentos el valor del inmueble en el mercado es mayor y podría valer la pena hacer un esfuerzo por conservarlo, pues sigue siendo una de las mejores inversiones en este momento.

Banco Central

El Banco Central de la República Dominicana informó recientemente que la actividad construcción aumentó 3.2 % en enero-mayo de 2022 en términos interanuales, resultado que estuvo influenciado por el aumento considerable del precio de los insumos de la construcción y por el efecto estadístico de la base de comparación, ya que en igual periodo de 2021 este sector registró una significativa expansión de 53.0 %.

Mostrar comentarios (3)

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas