Así es el proceso de cerrar los vertederos

El Ministerio de Medio Ambiente espera ver los resultados para fin de año
En la República Dominicana hay 240 vertederos a cielo abierto

0 12
La República Dominicana enfrenta un serio problema con la disposición de la basura, la cual se deposita con pocos controles y limitadas medidas de seguridad para la salud o el medio ambiente en alguno de los 240 vertederos a cielo abierto que operan en el país, los cuales acumulan el 95 % de los desperdicios sólidos, según el Ministerio de Medio Ambiente.

Estos lugares de disposición final de la basura están en los 158 municipios y 236 distritos municipales del país. Algunos son compartidos, mientras otros son utilizados de manera individual por las autoridades locales o son usados de manera informal.

Ante este panorama, el Ministerio de Medio Ambiente estableció un plan de regulación de los vertederos informales, priorizando a 30 de ellos. “No era oportuno, más que oportuno, no era viable tomar los 240 y regularizarlos todos, porque es demasiado y duraríamos años y años”, argumentó John Grullón, director de Residuos Sólidos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Grullón explicó a Diario Libre que se priorizó esa treintena de vertederos teniendo en cuenta que son los que más deficiencias e impactos ambientales significativos tienen y por ser lugares en los que se vierten los residuos sólidos de más de una localidad. “Si tú resuelves el problema de 30 sitios, que representan el 25 a 30 % de los residuos, vas ganando; más con Duquesa”, agregó, al referirse al vertedero capitalino.

Pero el proceso no es tan sencillo y rápido, se debe agotar un proceso burocrático que implica notificaciones del Ministerio de Medio Ambiente hacia las alcaldías, las que a su vez deben solicitar la viabilidad del plan para finalmente determinar si se procede con el cierre del destino de disposición final o que continúe su operación, pero mejorando el tratamiento de los lixiviados y los incendios.

30

vertederos fueron priorizados para comenzar el plan de regularización, del cual se esperan resultados para finales de este año y principios de 2023.

El plan de regularización se inició el año pasado con la resolución 036-2021, que otorga un plazo de dos años para cerrar o corregir las irregularidades de los vertederos, mientras que la Ley General de Gestión Integral y Coprocesamiento de Residuos Sólidos 225-20 da un plazo de tres años para clausurar todos los vertederos a cielo abierto del país.

John Grullón indicó que los resultados de ese plan de regularización se deben evidenciar a final de este año y a principio de 2023 “de forma clara”. De los vertederos seleccionados, ya 14 solicitaron la viabilidad al Ministerio de Medio Ambiente, se visitaron y se emitieron 12 resoluciones de cierre. Ahora se espera que las alcaldías presenten su plan de cierre, teniendo en cuenta que estas no cuentan con la capacidad económica y de personal para hacerlo por lo que se realizará una alianza con el fideicomiso para apoyarlas con la inversión.

Hasta el momento, solo se ha concluido con la estación de transferencia ubicada en el municipio Santo Domingo Este. El gobierno local presentó su plan de cierre que considera que tendrá una inversión de 75 millones de pesos.

Mariely Ponciano, quien posee una maestría en Ingeniería Sanitaria y Ambiental, indicó que lo ideal, además de adecuar un lugar para la disposición final de los residuos sólidos, es valorizar la basura antes de que llegue al lugar.

El tema grave de la disposición final no es el alto porcentaje que estamos llevando, es que la estamos llevando mediante vertederos a cielo abierto y no otras técnicas que son más factibles con el medio ambiente y la salud”, agregó Ponciano.

600

pesos por cada tonelada recibida se deben pagar en los sitios de disposición final de la basura, según la Ley General de Residuos Sólidos.

El manejo es costoso

El Banco Mundial estableció que las costosas y complejas operaciones de desechos deben competir por financiamiento con otras prioridades de los gobiernos locales, que están a cargo de la gerencia de la basura con “recursos y capacidad limitada para la planificación, la gestión de contratos y el control operativo”.

“Estos factores hacen que la gestión sostenible de los desechos sea una propuesta complicada en el camino del desarrollo económico y la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos y sus ciudades luchan por enfrentar los desafíos”, indicó el organismo especializado en su informe What a Waste 2.0 de 2018, en el que también reveló que en la República Dominicana una persona, en un día, genera 1.08 kilogramos (kg) de basura, mientras el promedio en América Latina y el Caribe es de 0.99 kg.

A esto se suma a que los ayuntamientos no reciben del gobierno central el 10 % de los ingresos del Estado como se estableció en la Ley 166-03 o que no hay un cobro general de una tarifa de residuos para población y negocios, como señaló en un informe la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ, siglas en alemán). El documento precisó que las tarifas inexistentes o extremadamente bajas, desde la perspectiva económica, “convierten la disposición final en el vertedero a la solución más atractiva en comparación con soluciones más sostenibles”.

John Grullón también reconoció que el manejo de un lugar para la disposición final de los residuos es “muy costoso”, pero la nueva legislación, aprobada en 2020, trae consigo herramientas para hacer que estos lugares sean sostenible, financieramente hablando.  Uno de los instrumentos es el pago de 600 pesos por cada tonelada recibida, lo que aún no se cumple. Otro elemento para la sostenibilidad económica es la creación del fideicomiso para la gestión integral de residuos, que ya está cobrando a los contribuyentes.

“No es solamente un tema de cuánto me cuesta la tonelada, sino también la construcción de un relleno sanitario como tal. Son altas inversiones”, precisó Mariely Ponciano, experta en gestión de residuos sólidos. La docente en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) señaló que, a nivel internacional, sobre todo en América Latina el gobierno central debe intervenir para resolver la situación de la disposición final de la basura.

¿Cuántos vertederos quedarán?

“Sí, toma su tiempo”, precisó John Grullón, quien está confiado es que, comenzando con los 30 priorizados, y el plan de manejo para el vertedero de Duquesa, se verán los resultados. El plan total es reducir la cantidad de vertederos a cielo abierto lo más posible, que sean regionales y, en caso de lograrse, que sean provinciales.

La legislación establece que solo se permitirá la construcción de un relleno sanitario para tres o más municipios o distritos municipales que se agrupen, a través de cualquier instrumento legal. Esto puede abarcar demarcaciones dentro y fuera de la provincia a la que corresponda. También indicó de una disposición especial que dependerá de la aprobación del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas