El mes de la familia

Llega el mes de noviembre de 2022 y encuentra a la familia dominicana sumida en una crisis profunda de valores. En el año 1971 por decreto del poder ejecutivo, se designó el mes de noviembre como el mes de la familia, con la finalidad de promover y fortalecer a la institución más importante de nuestra

0 4

Llega el mes de noviembre de 2022 y encuentra a la familia dominicana sumida en una crisis profunda de valores. En el año 1971 por decreto del poder ejecutivo, se designó el mes de noviembre como el mes de la familia, con la finalidad de promover y fortalecer a la institución más importante de nuestra sociedad. Y, medio siglo después de haberse emitido ese decreto, en vez de fortalecida, está muy debilitada. 

La familia dominicana como institución corre el riesgo de desaparecer para convertirse en algo donde lo normal sea el irrespeto, la impuntualidad, la ostentación, tener dinero lo único importante y la vagancia un mal menor. Niños sin padres, madres sin esposos, niñas adolescentes en búsqueda y adultos sacando ventaja de sus precariedades. Una sociedad con muchas casas y apartamentos de lujo que no puedan llamarse hogares y un sistema de educación pública con muchos recursos, que retrocede en vez de avanzar. Es algo que no podemos permitirnos.

Y es que sin familia no puede haber futuro. Porque la familia es la que educa en el amor al trabajo, la honradez, responsabilidad, disciplina, amor al país, a sus tradiciones, a sus símbolos, en la compasión por los demás y el apego a los deberes y buenas costumbres. Porque la escuela, el colegio y la universidad instruyen y capacitan, no educan, aunque buenos maestros, desde las aulas, pueden reforzar la educación que el niño y el joven están recibiendo en la familia.

Por otra parte, no hay dudas de que los avances tecnológicos y las comunicaciones han impactado favorablemente en la sociedad. Muchas voces se hacen oír por una mayor tolerancia, contra la discriminación y por una mayor inclusión social donde todos podamos ser aceptados. Es un gran progreso de la comunidad global del que la familia dominicana no debe excluirse. Pero, si para ser progresista tenemos que aceptar a modo de imposición las tantas ideologías de género, que nuestros viejos valores familiares sean anulados, y que nuestros niños sean obligados a asimilar esas ideologías… entonces yo prefiero quedarme en el atraso y alentar a la gente a retomar los valores que han hecho grande a este pequeño país. Y, en noviembre, el mes de la familia dominicana, invitar a rechazar el discurso de esas organizaciones “SIN FINES DE LUCRO” que debilitan en vez de fortalecer a la familia.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas