La salud infantil y el clima y la polución

Las Conferencias de las Partes (COP) es el órgano supremo de la Convención de las Naciones Unidas para el cambio climático. Esta asociación de países miembros o de las partes, se reúne todos los años durante dos semanas para tratar el tema del cambio climático que enfrenta el planeta.Desde COP-1, celebrada en Berlín en 1995

0 8

Las Conferencias de las Partes (COP) es el órgano supremo de la Convención de las Naciones Unidas para el cambio climático. Esta asociación de países miembros o de las partes, se reúne todos los años durante dos semanas para tratar el tema del cambio climático que enfrenta el planeta.

Desde COP-1, celebrada en Berlín en 1995, pasando por distintas conferencias en Kioto, Bali, Copenhague, Cancún, Durban, Doha, Lima, París, Marrakech, Bonn, Katowice, hasta la última COP-27, celebrada en Sharm el-Sheij, Egipto, en noviembre 2022. Para concluir casi tres décadas después con la creación de un “Fondo de Pérdidas y Daños “para ayudar a los países más afectados y vulnerables.

“Cada año, billones de toneladas de CO2 y metano, las dos fuentes principales de efecto invernadero, se emiten a la atmósfera como consecuencia del uso de energía fósil y el transporte”, con muy poca intervención de los países industrializados para detenerlo. Mientras tanto, niños, jóvenes y envejecientes, respiramos un aire cada día más sucio y contaminado.

“Los incendios y oleadas de calor son cada día más intensos afectando al feto in útero, con un alto riesgo de nacer prematuro, bajo peso, con estrés por calor y muertes neonatales. Y, más de 10 millones de niños en la actualidad, están siendo desplazados por problemas relacionados con el cambio climático”.

El niño respira mucho más en relación a su peso corporal que el adulto y la estrechez de sus vías aéreas lo predisponen mucho más al broncoespasmo, al asma y a las alergias al respirar un aire cada día más cargado de alérgenos y partículas contaminantes. Las necesidades nutricionales y de agua son más grandes en los niños que en los adultos, y los niños, más que los adultos, son vulnerables a las enfermedades transmitidas por vectores cuya ecología está siendo transformada por el cambio climático.

El calentamiento global pone en graves riesgos la salud de la vida animal y vegetal, la salud de las personas y, principalmente, la de los niños. Por lo tanto, los objetivos deberían ir dirigidos a salvar el planeta para salvar a la gente. En evitar la insalubridad, la contaminación, la enfermedad y la muerte. No a paliar los daños que las grandes potencias parecen estar en disposición de seguir produciendo.

REFERENCIA: New England Journal of Medicine, November 3, 2022. Based on Climate Change, Fossil-Fuel Pollution and Children’s Health. By F. Perera and K. Nadeau, June 16, 2022.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas