Brasil festejó goleada ante Corea del Sur en Qatar 2022

Con goles de Vinícius Júnior, Neymar, Richarlison y Lucas Paquetá, Brasil dio una exhibición de su mejor fútbol

0 18

En un lapso de treinta minutos, el joven Eraldo Damiao y sus amigos derramaron al menos tres veces sus cervezas celebrando eufóricos los goles de Brasil, que este lunes hizo vibrar a los hinchas en la playa de Copacabana al vencer 4-1 a Corea del Sur en los octavos de final del Mundial de Catar. 

Miles de brasileños se congregaron en el ‘fanfest’ de Rio de Janeiro y sus alrededores para ver el partido que marcó el regreso de Neymar tras su lesión y del equipo titular de Tite después de la derrota 1-0 ante Camerún en la fase de grupos.  

“La semana pasada Brasil perdió porque no estaba con el equipo titular. Ahora tenemos a Neymar, el equipo está completo, está jugando bien, tenemos confianza… ¡vamos atrás del hexacampeonato!”, dijo a la AFP Damiao, que vio el partido desde la acera en Copacabana, frente a la TV de uno de los bares de la playa. 

Con goles de Vinícius Júnior (7), Neymar (13 de penal), Richarlison (29) y Lucas Paquetá (36), la “canarinha” dio un show al clasificarse a cuartos, pase que los hinchas en Copacabana correspondieron con celebraciones regadas a cerveza.  

Ya desde el segundo gol, Rose Mary Oliveira auguraba una ventaja holgada para su selección. 

“Fue bueno que perdieran contra Camerún, así se despiertan, mirá qué espabilados que están hoy”, dijo esta mujer de 55 años que vestía una camiseta de lentejuelas verdes y amarillas y un sombrero a tono.  

Tras debutar venciendo 2-0 a Serbia, Brasil derrotó a Suiza por 1-0 y cayó por el mismo marcador ante Camerún, un total de tres goles en 21 disparos al arco, el peor desempeño anotador de Brasil en una fase de grupos desde Argentina-1978. 

Ni la llovizna durante el segundo tiempo, ni el gol de los surcoreanos, anotado por Paik (76), fueron suficientes para espantar la alegría y la confianza sobre los próximos pasos de la selección, que se medirá con la subcampeona Croacia el próximo viernes. 

“Ya tuvimos oportunidad de ganar cuando la Copa fue en Brasil en 2014 y no funcionó… espero que este año la traigamos a casa”, dijo Yuri Silva, un paulista de 25 años que este lunes estaba de visita en Rio y vio el partido con amigos en un bar de Copacabana.  

“Alentar a Brasil es una maravilla”, agregó. 

Además apoyar a la selección, Silva vestía una camiseta del club Santos, cuna futbolística de Pelé.

“Espero que se mejore. Es un ícono para todos los brasileños, todos los jugadores se inspiran en él”, dijo sobre el exastro de 82 años, que está hospitalizado desde el martes pasado para reevaluar su tratamiento de quimioterapia contra el cáncer.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas