Derecho de personas con discapacidad a ser padres

Los padres y madres con discapacidad afrontan los mismos miedos, los mismos retos y las mismas expectativas pero vistas desde otro plano de gran valor

0 5

Lamentablemente, y todavía al día de hoy, las parejas con discapacidad (sobre todo intelectual) que tienen hijos representan una minoría, ya que los tabúes sociales existen y frustran muchos proyectos familiares. Sin embargo, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad que aprobó las Naciones Unidas el 13 de diciembre de 2006 estableció que las personas con discapacidad también tienen derecho a formar una familia y decidir el número de hijos que quieren tener.

Si ser padre representa un reto para cualquier persona; podríamos pensar que la paternidad/maternidad con una discapacidad presenta desafíos extra, algo que en el caso de nuestros protagonistas se vive con la misma normalidad que una familia sin discapacidad. Al final, Edén y Miguelina, así como Hairo y Luisa, afrontan los mismos miedos, los mismos retos y las mismas expectativas, pero vistas desde otro plano, uno que, hoy, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, queremos dar a conocer para que sea valorado.

Edén Carvajal y Miguelina De Jesús
(Discapacidad física)

https://elprofeshow.com/wp-content/uploads/2022/12/localimages/un-hombre-y-una-mujer-al-lado-de-una-bicicleta-a494dc6c.jpg
Edén Carvajal y Miguelina de Jesús llevan 10 años casados y tienen dos hijas. (FUENTE EXTERNA)

Edén y Miguelina se conocieron gracias al deporte adaptado, a través del actual presidente del Comité Paralímpico, Eladio Agramonte, cuenta Edén, que padece una discapacidad de nacimiento: el acortamiento de su extremidad inferior izquierda. Su esposa, Miguelina, tiene una lesión medular producto de una bala perdida cuando tenía 19 años.

Centrados en el deporte, él concretamente como técnico en el equipo de baloncesto Las Guerreras sobre Ruedas RD, el primer equipo de mujeres de baloncesto sobre silla de ruedas del Caribe, del que Miguelina es la capitana, Edén afirma que “el deporte es una de las mejores vías de inclusión para las personas con discapacidad”.

Llevan ya diez años casados y su discapacidad no ha sido una limitante para formar su propia familia. Aunque Miguelina pensaba que no podría tener hijos, por su lesión medular, el destino los sorprendió con la llegada a sus vidas, primero, de Ishamell Odette, de 7 años, y poco después de Ivette Selic, de 6.

“Existe esa creencia entre muchas personas de que las personas con discapacidad no pueden tener hijos, son prejuicios que abundan, sobre todo entre las mujeres, y más si son personas con lesiones medulares, pero en nuestro caso no fue así”, relata Edén Carvajal.

https://elprofeshow.com/wp-content/uploads/2022/12/localimages/un-grupo-de-personas-posando-para-una-foto-67155f99.jpg
Miguelina y Edén con sus hijas Ishamell e Ivette. (FUENTE EXTERNA)

Cuando Miguelina quedó embarazada, explica Carvajal, “su madre me dio un discurso de que su hija estaba muy bien cuidada en su casa, pero yo quería formar mi familia con ella. Su madre la veía con esa discapacidad y la añonaba porque es su hija, y le costó aceptar un poco que se uniera con otra persona con discapacidad. Pero, gracias a Dios, con la preparación que mi madre me dio y la capacitación que tengo con mi esfuerzo, tenemos nuestra casa, carro, las niñas y hemos construido un hogar fortalecido. Es importante prepararse y capacitarse para producir dinero y mantener a su familia. Pero sabemos de otros casos que no siempre son así, por eso nos buscan para dar ánimo a otras personas con discapacidad y orientarlas. Nos hemos encontrado con casos de mujeres cuya familia las tiene en casa, no las dejan salir y así no van a poder conocer a nadie ni formar su propia familia”.

¿Tuvo miedo en algún momento cuando supieron la noticia de que iban a ser padres? Este ingeniero de sistemas de profesión, ahora técnico en materia de deporte adaptado en Conadis, confiesa que no, nunca, para él fue una gran emoción, “quizás porque como mi discapacidad es de nacimiento… me acuerdo de ella solo cuando me la mencionan”.

Eso sí, es consciente de que hay que seguir concientizando a la Sociedad para eliminar prejuicios: “Las personas con discapacidad tienen todo su derecho, tienen todos sus órganos activos, sus pensamientos y sentimientos, para crear una familia; somos personas igual que todo el mundo y asi deben tratarnos. No somos especiales”, deja muy claro.

Por eso su mensaje es de esperanza y recomienda a esas personas que quieren tener su familia y tienen miedo, que se decidan porque son personas con los mismos derechos y sentimientos que las personas sin discapacidad. “Yo me siento muy feliz cuando llego a mi casa y las dos niñas vienen hacia mí gritando ‘papi, papi’, toda la carga del día desaparece en ese momento. Es una felicidad”.

Hairo Méndez y Luisa Ortiz
(Discapacidad auditiva)

https://elprofeshow.com/wp-content/uploads/2022/12/localimages/un-grupo-de-personas-posando-para-una-foto-8b737b87.jpg
Hairo Méndez, Laisha Méndez, Ashley Méndez y Luisa Ortiz. (JUAN FRANCISCO ENCARNACIÓN)

En el caso de Hairo y Luisa, ambos nacieron con discapacidad auditiva. Su historia de amor inició cuando eran adolescentes y posteriormente dio paso a un matrimonio. Fruto de él nacieron Ashley, de 14 años, y Laisha, de 10, niñas CODA (hijos oyentes de padres sordos). Ambos admiten que la llegada de su primogénita no fue planificada. Una de las dudas que les surgió cuando se enteraron de que serían padres fue si su bebé sería sordo o no.

Nunca tuvieron miedo ante la paternidad. Lo que sí tenían claro era que les enseñarían a sus hijos la lengua de señas desde que nacieran para que comunicarse entre ellos no fuera un problema. “Hay familias en las que los hijos oyentes no saben lengua de señas y no logran tener una comunicación con sus padres”, expresa Hairo.

Dentro de casa, la rutina como familia es tan normal cuando la de cualquier otra. “Nunca sentí una diferencia en comparación con otros niños en cuanto a la crianza o la dinámica en casa. Jugábamos mucho, ellos nos enseñaron a montar bicicleta, todo lo de una familia común, y nos comunicábamos normal”, indica Ashley. Ella es quien les sirve de intérprete en actividades del colegio y siempre que pueda.

“Me ha beneficiado mucho saber lengua de señas desde pequeña para poder comunicarme con ellos y hasta en el colegio, para motivar a otros”, explica. “Más que discriminación por la discapacidad de mis padres, hay interés de parte de mis compañeros por aprender más sobre la lengua de señas”.

A otras parejas con discapacidad, que quieren formar su propia familia y quizá tienen miedo, Hairo y Luisa los motivan, diciéndoles que no se limiten, pues la discapacidad no es un impedimento para desempeñar el rol de padre o madre, y ellos son el mejor ejemplo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas