Discapacidad: qué debe tener una empresa para ser inclusiva

Según un estudio presentado en octubre de 2020 por el Sistema de las Naciones Unidas junto al Sistema Único de Beneficiarios (Siuben), 140,980 dominicanos tienen al menos una discapacidad. De estos, más de ocho de cada 10 están fuera del mercado laboral, a diferencia de quienes no tienen ninguna limitación física o intelectual, donde esta

0 21

Según un estudio presentado en octubre de 2020 por el Sistema de las Naciones Unidas junto al Sistema Único de Beneficiarios (Siuben), 140,980 dominicanos tienen al menos una discapacidad. De estos, más de ocho de cada 10 están fuera del mercado laboral, a diferencia de quienes no tienen ninguna limitación física o intelectual, donde esta proporción corresponde a solo tres de cada 10 personas.

Las cifras confirman que, si bien es cierto que República Dominicana ha dado importantes pasos de cara a la inclusión, todavía hay brechas pendientes por cerrar que impiden a las personas con discapacidad ser parte integral de la sociedad, como es el caso de la inserción laboral. Así lo consideran desde el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el ámbito del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que tiene lugar el 3 de diciembre de cada año.

De acuerdo con referida organización, fomentar la inclusión es una práctica de ganar-ganar para las instituciones, pues además de posicionar a la empresa como socialmente responsable, la convierte en aliada para la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad. Promover la diversidad, el respeto, las políticas inclusivas y la cultura de igualdad ofrece una ventaja comparativa a la institución. Asimismo, contribuye a mejorar la productividad de la empresa, así como su capacidad de innovación y adaptación ante nuevos desafíos.

Perfil de las empresas inclusivas

Tal y como explican, una empresa inclusiva es aquella que valora e incorpora los conocimientos de las personas con discapacidad al modelo de negocio de la organización empresarial, respeta el derecho al trabajo, promueve y practica la igualdad y el trato digno. Toda compañía inclusiva cumple con el requisito de poseer una política coherente de contratación enfocada en enfrentar la discriminación y disminuir o eliminar las barreras internas que impiden la participación de esta parte de la población en igualdad de condiciones.

¿Cuáles son los pasos que debe dar una empresa que busque ser inclusiva? En primer lugar, señalan, tomar consciencia de que la inclusión es un derecho humano. “Es importante reconocer a las personas con discapacidad como entes de derechos y con este paso inicia la motivación y la posterior toma de decisión y acciones para crear las condiciones internas favorables de un empleo digno para ellos”, refieren desde la entidad.

Construir entornos laborales que den respuesta a la diversidad es una tarea que requiere de una transformación cultural, compromiso que debe asumirse desde la más alta dirección. Esto hace posible que puedan realizarse los cambios necesarios para verdaderamente hacer accesibles todas las dimensiones de la empresa, desde el proceso de reclutamiento de las posiciones hasta las modalidades de trabajo y el diseño de los espacios físicos.

Se hace necesario que la institución tenga una política que aborde la inclusión a lo interno y externo de la organización. “Contar con políticas empresariales inclusivas y de accesibilidad en el entorno beneficiará a la institución en términos de competitividad y clima laboral”, sostienen.

Pasos para seguir avanzando

La pandemia mundial ha ayudado a desvelar que las personas con discapacidad, además de ser la población más vulnerable ante las crisis socioeconómicas, enfrentan diversas barreras que impiden su participación plena y efectiva en la sociedad. Es por ello que consideran este el momento preciso para avanzar y construir una sociedad más justa e inclusiva.

Como señala el estudio realizado por el Sistema de las Naciones Unidas junto al Sistema Único de Beneficiarios (Siuben), para continuar avanzando en la consecución de los objetivos de la Agenda 2030 en materia de discapacidad, la ONU recomienda a los países priorizar acciones concretas en torno a cuatro frentes:

-Abordar las barreras fundamentales que causan exclusión para las personas con discapacidad, incluyendo las leyes y políticas discriminatorias, la falta de accesibilidad física y virtual, las actitudes negativas, el estigma y la discriminación, así como la falta de tecnología de asistencia y de servicios de rehabilitación y la falta de medidas para promover la vida independiente.

-Dar prioridad a la aceleración en áreas de particular importancia que pueden catalizar progreso en todos los ODS, por ejemplo, el ODS 1 (protección social), 3 (servicios de salud), 4 (educación), 8 (empleo), 6 (agua y saneamiento).

-Invertir en el monitoreo y la evaluación del progreso de los ODS vinculados a las personas con discapacidad, incluyendo el seguimiento a indicadores claves desagregados y estudios de impacto, mejorando la obtención de datos pertinentes e internacionalmente comparables sobre discapacidad.

-Fortalecer los medios de implementación de los ODS vinculados a esta parte de la población: financiamiento, tecnología, desarrollo de capacidades, coherencia política e institucional y alianzas de actores claves.

Esfuerzos realizados

Desde el año 2015, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) junto a socios estratégicos como el Consejo Nacional de Discapacidad (Conadis), el Ministerio de Trabajo, sector privado y varias ONG desarrolla acciones para apoyar al fortalecimiento de las normas y políticas públicas que brindan oportunidades de educación y empleo a las personas con discapacidad, al mismo tiempo que impulsa la creación de conocimiento.

A través del proyecto “Creación de capacidades nacionales para lograr la inclusión social de las personas con discapacidad en las áreas de educación, empleo y participación en la República Dominicana”, realizado junto a la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud y Unicef, con el financiamiento del Fondo de las Naciones Unidas para Promover los Derechos de las Personas con Discapacidad (UNPRPD, por sus siglas en inglés), desde el PNUD han impulsado numerosas iniciativas para construir un modelo de desarrollo inclusivo en el país que fomente la inserción laboral y social de esta población.

Asimismo, junto al Conadis, han apoyado durante cinco años consecutivos el sello de buenas prácticas inclusivas “Sello RD Incluye” que ha contribuido a que, durante este tiempo, más de 200 entidades locales desarrollen iniciativas para estimular la inclusión de personas con discapacidad en el trabajo, los mercados y la sociedad en general. Este año fueron reconocidas 62 instituciones de los sectores público y privado al igual que asociaciones sin fines lucro que trabajaron y desarrollaron un total de 175 buenas prácticas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas