Hinchas argentinos celebran pase a semis en Qatar 2022

Argentina tenía en sus manos el pase a semifinales pero los neerlandeses le empataron en el último segundo 2-2, se pasó al agónico alargue y luego a la definición por penales

0 12

Argentina se conmovió hasta los cimientos con los alaridos de gol y las atajadas en los penales, más el tiro del final acertado de penal por Lautaro Martínez para saltar a semifinales de Catar-2022 con victoria ante Países Bajos.

Un padecimiento indecible vivió la Argentina futbolera. Tenía atrapado el pase y le empataron en el último segundo 2-2. Se pasó al agónico alargue y a la lotería de los doce pasos.

“¡Sufrimiento terrible! Pero Argentina merecía la victoria”, dijo a la AFP Lautaro Navarro, de 36 años, profesor de Física.

Los goles de Nahuel Molina y Leo Messi, y los penales atajados por Emiliano ‘Dibu’ Martínez, más el tiro de doce pasos embocado por Lautaro causaron el estallido de euforia.

Federico Tapia, 31 años y estudiante, refexionó: “Hay un equipo joven, con mucho fútbol y en otros mundiales eran dubitativos”.

“Soy brasileña, estoy triste. Pero estoy feliz por América Latina”, dijo Jaissa, 23 años, funcionaria pública.

El desahogo hizo estremecer bares, pizzerías, casas, barrios, el país de norte a sur.

“Tomá y hacelo, che”, ilustra a la AFP Nicolás Morguen, un psicólogo de 28 años al recordar el mágico pase-gol de Messi al lateral.

En una tarde soleada de calor agobiante, fue la hora de cantar otro verso del hit ‘argento’: “Muchachoooooos, ahora nos volvemos a ilusionaaaaar” del popular grupo de música festiva La Mosca.

“(Ángel) Di María es  importantísimo pero sin él desde el comienzo no se afecta la idea colaborativa. Scaloni logró funcionamiento de juego en equipo. No se notan tanto las individualidades”, afirma a la AFP Mariano Procopio, docente de Educación Física, de 54 años. 

Procopio dice no creer “ni en héroes ni salvadores”. El aire se venía cortando con un cuchillo en los bares, con las calles de nuevo semidesiertas y  fantasmales.

Afuera era un paisaje de hinchas con sombreros de arlequines albicelestes o banderas atadas a la espaldas, como capas de superhéroe.

En los interiores, ambiente de tribuna de cancha. De pronto se canta el estribillo que atruena desde hace más de 40 años en estadios de todo el mundo: “El que no salta, es un ingleeees”, dando saltitos. Y le cambian la versión para estar a tono: “El que no salta, es holandéees”. 

– Diego en el cielo, Leo en la tierra –

Entre cervezas y papitas fritas, la canción favorita sigue sonando: “En Argentina nacíi, tierra de Diego y Lionel… “. Borran con sus versos cualquier especulación perimida. 

“Son comparaciones absurdas. La canción los ubica en el mismo lugar histórico”, afirma, al paso a la AFP, Ángela Bernard, una farmacéutica de 28 años. 

El fervor se desata en una pizzería con más gente amontonada en la vereda que adentro: “Y al Dieeego, en el cielo lo podemos veeer, con don Diego y con la Tota (padre y madre), alentándolo a Lionel”.

María Martín, una abogada de 32 años, dice a la AFP que la comparación entre Maradona y Messi es “totalmente absurda por la mutación del fútbol de hoy, las tecnologías que se aplican. El cantito los hermana”. 

Coincide Paloma Crinó, de 31 años, también profesional del Derecho: “Uno es inmortal y el otro ahora dejó caer el velo, y canta el himno. Pase lo que pase deportivamente”. 

“Maradona es un símbolo argentino y Messi es el mejor jugador de la historia”, señala Francisco Morra, estudiante de 24 años. 

Morguen subraya que “tras la Copa América en Brasil-2021, Leo pasó también al plano simbólico de Diego y figura indiscutida”.

– Las dos reinas –

Al margen del clásico histórico de la Albiceleste con la Naranja Mecánica, el murmullo es por la Reina Máxima. Canales de TV desafiaron: la reina argentina es Antonella (mujer de Messi).

“Tengo el ojo acostumbrado, como jugadora aficionada de hockey, a ver a Máxima hinchando por Holanda contra nuestras Leonas. Pero es la patria que acogió como propia. Desconoce sus raíces pero Países Bajos le dio todo, su compañero de vida (el rey), etc.”, sostiene la abogada Martín.  

En disidencia, Crinó fue dura con la monarca: Me parece que quien no quiere a su patria, no quiere a su madre”. 

“No podemos ser soberbios, tenemos que ser humildes. En cualquier momento pasa cualqier cosa”, filosofó con la AFP Lucrecia Presdiger (38), empleada hospitalaria.

El camarero Nicolás Villalba (23) afirmó a la AFP: “Este fue el partido más difícil. La Selección aprende y mejora cada vez”.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas