Situación de violencia de Jamaica amenaza su turismo

El primer ministro de Jamaica declaró el pasado martes un estado de excepción generalizado para combatir un repunte de violencia a manos de pandillas en una isla que cuenta con una de las tasas de homicidios más altas de la región

0 9

La situación de violencia que vive Jamaica ha obligado que el Gobierno de ese país emita el pasado 6 de diciembre un aviso de viaje nivel 3 indicando que los estadounidenses deberían “reconsiderar viajar” debido a un mayor riesgo de delincuencia en el país. El aviso señaló que “los delitos violentos, como allanamientos de morada, robos a mano armada, agresiones sexuales y homicidios, son comunes” y que “las agresiones sexuales ocurren con frecuencia”, incluso en los resorts con todo incluido.

El estado de emergencia de Jamaica puede amenazar su industria turística, ya que la delincuencia sigue aumentando en el país y las autoridades locales luchan por reprimirla.

“Eso es todo lo que el gobierno está tratando de hacer”, dijo el primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, y agregó que los jamaiquinos “tienen que esconderse debajo de sus camas, esconder a sus hijas, no pueden ir a la iglesia y ven a sus hijos y a sus novios y esposos asesinados. Esa es la realidad”.

El primer ministro de Jamaica declaró el martes un estado de excepción generalizado para combatir un repunte de violencia a manos de pandillas en una isla que cuenta con una de las tasas de homicidios más altas de la región.

La declaratoria abarca algunas comunidades en la capital Kingston, así como a seis de las 14 jurisdicciones de Jamaica, incluidas las que albergan lugares turísticos populares como Bahía Montego.

El estado de excepción permite a las autoridades arrestar personas y allanar inmuebles sin necesidad de una orden de registro, lo que ha provocado críticas de opositores políticos y activistas que han pedido que no se repita el abuso policial y las detenciones masivas que se produjeron bajo antiguos estados de excepción.

Medidas similares se han implementado recientemente en El Salvador y Honduras.

El primer ministro jamaicano Andrew Holness rechazó las críticas y dijo en un discurso televisado que su prioridad es salvar vidas.

“Es lo único que está intentando hacer el gobierno”, señaló, y añadió que los jamaicanos “tienen que esconderse debajo de sus camas, ocultar a sus hijas, no pueden ir a la iglesia y ven cómo matan a sus hijos y a sus novios y maridos. Esa es la realidad”.

La isla, que cuenta con 2.8 millones de habitantes, ha registrado 1.421 homicidios en lo que va del año, superando los 1.375 registrados en el mismo periodo del año pasado, informó un portavoz de la Fuerza Policial de Jamaica a The Associated Press.

Jamaica tiene una población similar a la de la ciudad estadounidense de Chicago, que ha reportado 643 homicidios este año.

“Nos enfrentamos a amenazas criminales muy serias y tenemos que utilizar todas las facultades a nuestra disposición”, señaló Holness.

La mayoría de los homicidios en Jamaica son atribuidos a pandillas conocidas como “pelotones” que han sido vinculadas con algunos de los principales partidos políticos y que usan la extorsión, el tráfico de drogas y estafas de la lotería para financiar sus actividades.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas