A la zaga – El Profe Show

Con la precisión propia de los lexicógrafos, como cada fin de año, la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua nos han presentado las novedades que se han incluido en el Diccionario de la lengua española como resultado de un año de trabajo intenso y minucioso. Un gran equipo de lexicógrafos

0 7

Con la precisión propia de los lexicógrafos, como cada fin de año, la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua nos han presentado las novedades que se han incluido en el Diccionario de la lengua española como resultado de un año de trabajo intenso y minucioso. Un gran equipo de lexicógrafos y académicos proponen nuevas palabras o nuevas acepciones y también mejoras y precisiones en los contenidos que ya había en el diccionario. Y no se crean que son cualquier cosa; nada más y nada menos que 3152 modificaciones, que incluyen las adiciones y las enmiendas y, por supuesto, las supresiones.

Cuando repasamos la lista lo que realmente parece llamarnos la atención es que no hay nada sorprendente ni novedoso. Y ahí está el éxito. En el diccionario se incluyen palabras y acepciones que están refrendadas por el uso de los hablantes, por lo que, a menos que se trate de palabras o acepciones propias de las variedades de otros países, todas deberían sonarnos familiares. Lo habitual, cuando revisamos estas novedades, es que nos digamos «Ah, pero ¿esto no estaba ya en el diccionario?». Por ejemplo, una de las nuevas acepciones añadidas es la del adjetivo básico para referirnos a aquello «excesivamente sencillo o falto de complicación». ¿Cuántas veces lo habremos utilizado con este sentido? Muchísimas, y por eso entra en el diccionario. Algo similar sucede con el sustantivo brecha, que suma la acepción referida a la «diferencia o distancia entre situaciones, cosas o grupos de personas, especialmente por falta de unión o cohesión». Eso que decimos desde hace tanto de la «brecha generacional» o de la «brecha tecnológica».

Son novedades para el diccionario, pero no para los hablantes. El diccionario siempre va a la zaga de la lengua. Y nosotros, a la zaga del diccionario seguiremos revisando sus novedades.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas