Brote de cólera en RD está controlado para inicio del 2023

Siguen vertiendo las aguas de los sanitarios en el río Isabela

0 28

Las fiestas por Navidad y Fin de Año transcurrieron sin que las autoridades de salud recibieran ningún caso sospechoso de cólera en el sector La Zurza, ni en otros barrios cercanos del Distrito Nacional. 

Jesús Suardí, director del Área IV de Salud, aseguró que el hospital móvil, que instaló el Ministerio de Salud Pública en la zona hace 21 días, no ha recibido nuevos casos sospechosos, aunque atienden a pacientes con otras patologías y síntomas que no se corresponden con el cólera.

El doctor Máximo Canela, miembro del Departamento de Gestión de Riesgo de Salud Pública, quien trabaja en el centro, explicó que suelen recibir personas que sufren cólicos abdominales, fiebre, diarrea, náuseas y vómito. Advierte que esas diarreas no tienen las características de la que produce el cólera: parecida al agua de arroz y con olor a pescado. 

A estos pacientes se les hace una prueba rápida del cólera y, en caso de resultar positiva, la persona es referida a un centro de salud cercano. También se les orienta en cuanto a la higiene básica para prevenir el contagio, como lavado de manos y hervir los alimentos. 

En la comunidad del margen del río Ozama en Gualey la gente dice que no ha visto personal sanitario ofreciendo orientaciones. Confirman que tienen un suministro de agua casi diario. 

Contaminadas

Las aguas residuales de alcantarillas y baños de La Zurza siguen depositándose en el río Isabela, a pesar de una inversión de miles de millones de pesos en una planta de tratamiento. En La Zurza se construyó un cárcamo de bombeo destinado a recolectar esas aguas y enviarlas por una tubería que se colocó por encima de un puente paralelo al Jacinto Peynado hasta la planta de tratamiento inaugurada del otro lado del río. 

Germán Herrera, director de la Fundación de Saneamiento Ambiental de la Zurza (Fundsazurza), señala que la cantidad de agua que va a parar a estas instalaciones es una ínfima parte de toda la que se vierte en el río Isabela.

Un ambiente lleno de basura
SD. Las fiestas por Navidad y fin de año transcurrieron sin que las autoridades de salud recibieran ningún caso sospechoso de cólera en el sector La Zurza, ni en otros barrios cercanos del Distrito Nacional.
Jesús Suardí, director del Área IV de Salud, aseguró que el hospital móvil, que instaló el Ministerio de Salud Pública en la zona hace 21 días, no ha recibido nuevos casos sospechosos, aunque atienden a pacientes con otras patologías y síntomas que no se corresponden con el cólera.
El doctor Máximo Canela, miembro del Departamento de Gestión de Riesgo de Salud Pública, quien trabaja en el centro, explicó que suelen recibir personas que sufren cólicos abdominales, fiebre, diarrea, náuseas y vómito. Advierte que esas diarreas no tienen las características de la que produce el cólera: parecida al agua de arroz y con olor a pescado.
A estos pacientes se les hace una prueba rápida del cólera y, en caso de resultar positivas, la persona es referida a un centro de salud cercano. También se les orienta en cuanto a la higiene básica para prevenir el contagio, como lavado de manos y hervir los alimentos.
En la comunidad del margen del río Ozama en Gualey la gente dice que no ha visto personal sanitario ofreciendo orientaciones. Confirman que tienen un suministro de agua casi diario.
Contaminadas
Las aguas residuales de alcantarillas y baños de La Zurza siguen depositándose en el río Isabela, a pesar de una inversión de miles de millones de pesos en una planta de tratamiento. En La Zurza se construyó cárcamo de bombeo destinado a recolectar esas aguas y enviarlas por una tubería que se colocó por encima de un puente paralelo al Jacinto Peynado hasta la planta de tratamiento inaugurada del otro lado del río.
Germán Herrera, director de la Fundación de Saneamiento Ambiental de la Zurza (Fundsazurza) señala que la cantidad de agua que va a parar a estas instalaciones es una ínfima parte de toda la que se vierte en el río Isabela.l

Fundsazurza tiene un equipo que recoge los desechos sólidos que la gente saca de sus casas en carretillas. Pero Francisco Reyes, coordinador del Bloque de Organizaciones Comunitarias y Sociales Ozama e Isabela (Blocozai), entiende que esas fundaciones no realizan la función para la que fueron creadas de evitar que la basura llegue a los afluentes.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas