Niños yanomami desnutridos convalecen en un hospital de la Amazonía brasileña

El gobierno declaró una emergencia sanitaria

0 16

En un hospital en la Amazonía brasileña, niños yanomami convalecen sobre hamacas. Los casos de desnutrición y malaria infantil en esa etnia indígena se dispararon, impulsando al gobierno a declarar una emergencia sanitaria.

En el hospital infantil San Antonio de Boa Vista, en el estado de Roraima (norte), un puñado de niños cuelgan, semidesnudos, en hamacas azules, sus brazos y piernas enflaquecidos. Uno tiene la mano vendada.

Ahí son atendidos 59 menores indígenas. De esos, 45 son yanomami y ocho de ellos están en cuidados intensivos, según el último balance difundido este viernes por la alcaldía de Boa Vista, que administra la unidad.

“Lamentablemente, nuestros hijos están sufriendo”, dice a la AFPTV Marcelo Yanomami, oriundo de la comunidad Oroxofi, cerca de la frontera de Brasil con Venezuela.

Su hija, de 1 año y 5 meses, está internada desde hace 7 días con un cuadro de desnutrición. Pesa apenas 4.9 kilos, poco más que un recién nacido. 

“Donde vivo, no hay comida, falta. No hay alimento. No hay bananas. No hay caza”, asegura Marcelo, quien pondera que la desnutrición de la población yanomami es un problema “antiguo, no reciente”. 

“No tenemos tantos adultos como teníamos antes (reduciendo la mano de obra disponible para la caza). Hoy todos están débiles para trabajar”, explica Marcelo.

La gran mayoría llega al San Antonio en “situación de desnutrición de moderada a grave”, complicada con infecciones como neumonía, malaria, o gastroenterocolitis y diarrea agudas, dice Eugenio Patricio, pediatra en el hospital.

“Por la desnutrición tienen pocas reservas para combatir infecciones, (…) que en ellos terminan teniendo una repercusión mucho más intensa llegando a ir a cuidados intensivos”, añade.

Otros también son internados por picadas de serpiente.

“Fragilidad muy intensa” 

El hospital San Antonio es el único que recibe niños de hasta 12 años en todo el estado -ubicado en la punta norte de la Amazonía brasileña-, además de pacientes de las vecinas Guyana y Venezuela.

Para llegar ahí, muchos de los pacientes indígenas son trasladados por avión desde sus remotas aldeas en la selva.

En el caso de los yanomami -generalmente tienen ocho años o menos-, llegan en la mitad del peso ideal para su edad o incluso menos, dice Patricio. “Vienen con una fragilidad muy intensa”.

El San Antonio admite los casos más graves, pero otros niños y adultos son atendidos en la Casa de Salud Indígena (Casai), también en Boa Vista.

Debido a la crisis, desde este viernes comenzó a funcionar ahí un hospital de campaña levantado por la fuerza aérea brasileña.

Varias carpas verde militar se instalaron en el patio del centro de salud indígena, que es administrado por un órgano federal. La unidad atiende a adultos y niños en especialidades clínica, pediatría, odontología y nutriología, en una estructura con ocho módulos.

La semana pasada el gobierno del presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva reveló que 99 menores de cinco años murieron en 2022 en la Tierra Indígena Yanomami por desnutrición, neumonía y malaria, entre otras causas.

Luego de que una visita de las autoridades hallara numerosos casos de menores de esa etnia con desnutrición grave, malaria, infecciones respiratorias y otras complicaciones, el gobierno decretó la emergencia sanitaria en ese territorio protegido, la mayor reserva indígena de Brasil.

Además, la Policía Federal abrió una investigación por posible “genocidio” contra indígenas de la etnia yanomami apuntando a acciones y omisiones de funcionarios públicos durante el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro (2019-2022).

Las pesquisas también abarcan supuestos crímenes ambientales y desvío de recursos públicos.

Territorio bajo amenaza 

La violencia ha crecido en el territorio de los yanomami, habitual escenario de enfrentamientos entre indígenas y mineros ilegales que mataron habitantes, abusaron sexualmente de mujeres y niñas y contaminaron los ríos con el mercurio que se usa para separar el oro de los sedimentos, según denuncias de asociaciones e indígenas.

El avance de la minería ilegal impulsa la proliferación de enfermedades, como la malaria, tuberculosis e incluso el covid-19, de acuerdo con expertos.  

El Supremo Tribunal Federal (STF) anunció el miércoles que el gobierno de Bolsonaro, que defendió la explotación minera y agropecuaria de las tierras indígenas y cuestionó en diversas ocasiones la demarcación del territorio yanomami, incumplió decisiones de la máxima corte y proveyó informaciones falsas sobre la situación de este pueblo.

,

Deja un comentario