Un Joaquín Sabina omnipotente inunda Cartagena de Indias de la mano de León de Aranoa

El artista español ha invadido, a través de una videollamada, la charla inaugural con la que León de Aranoa inauguraba el festival literario

0 7

Nadie lo esperaba pero su voz profunda y rasgada irrumpió este jueves en el Teatro Adolfo Mejía y de una vez Joaquín Sabina se ha tomado Cartagena de Indias, de la mano del homenaje de un amigo, el director Fernando León de Aranoa, y juntos pero en la distancia han abierto una nueva edición del Hay Festival.

No estaba en cartel. Sí se esperaba que su nombre, sus recuerdos y sobre todo las canciones que a cada uno le evocan el nombre de Sabina estuvieran muy presentes en la ciudad colombiana, pero el mismo artista español ha invadido, a través de una videollamada, la charla inaugural con la que León de Aranoa inauguraba el festival literario.

“¡Qué envidia veros ahí en Cartagena de Indias y yo aquí en un cuchitril encerrado con mis músicos!”, saludaba alegre pero con la voz entrecortada el artista, que vendrá en persona a Colombia el 1 de marzo con un concierto en Bogotá. 

“Fue un privilegio”, contaba minutos antes León de Aranoa, sobre la primera vez que estos dos amigos se conocieron. Sabina admiraba “Barrio” y “Los lunes al sol” y lo quería conocer, y León de Aranoa acabó haciendo un documental, “Sintiéndolo mucho”, que hoy se ha proyectado por primera vez en Colombia.

“Este documental empecé a hacerlo cuando no lo sabía, hace 30 o 40 años cuando compré el primer disco de Sabina”, confesó el cineasta, que presentó el documental del artista en la pasada edición del Festival de San Sebastián.

UNA LEYENDA EN PANTALLA

“Sintiéndolo mucho” es un proceso de 13 años en el que León de Aranoa ha seguido de cerca a Sabina, intermitentemente pero captando momentos tan definitivos de la vida del artista como la caída que sufrió en pleno concierto con Joan Manuel Serrat en el WiZink Center de Madrid.

León de Aranoa estaba en ese momento detrás del escenario y no lo vio; solo escuchó el silencio que se hizo en todo el estadio y que se demoró varios minutos eternos. La preocupación de la gente, “había mucho amor en ese momento”, reconoció.

Sabina, por su parte, no se acuerda demasiado: se tropezó o metió el pie en unos cables, le llevaron al hospital y esa misma noche le metieron a quirófano. Solo se acuerda de despertar la mañana siguiente.

Ha sido un viaje conjunto, reconocen ambos españoles, “muy cómodo” donde han vivido momentos muy íntimos. Sabina no puso ni una línea roja: “Fernando, aquí no hay nada prohibido, sácame cagando”, le dijo al cineasta.

Y el resultado es esta pieza documental que es, según Sabina, “lo más obsceno” que ha hecho: “En el escenario a veces he enseñado el culo, pero en este documental he enseñado el alma”, reconoció el andaluz, desde la pantalla con una voz que por la edad se nota con cierta pérdida de la profundidad tan característica de este mito.

CELEBRACIÓN DE LA LITERATURA

Se trata de la primera sorpresa que ha llegado a Cartagena, que hasta el domingo alberga la 18 edición del Hay Festival y que quiere traer a figuras de todo el mundo a esta icónica ciudad del Caribe.

Así, los españoles pasaron el testigo a Colombia y una de sus mejores representantes: Laura Restrepo, que junto a la periodista Mábel Lara presentó su última obra, “Canción de antiguos amantes”, pero que también quiere saltar de la literatura a otros terrenos.

Los camaleónicos escenarios del Hay Festival se van a tornar estudios de radio, con la grabación en directo de programas como “Deforme Semanal” o “Radio Ambulante”, pero también escenarios musicales con actuaciones de artistas colombianos y de otros países.

Sabina ha calentado así motores para una edición que va a ver pasar a cinco premios nobeles y que va a traer retazos de Tanzania, Irán, Reino Unido, Francia, Argentina y muchos otros rincones del mundo a Colombia en un encuentro global de cultura. E

,

Deja un comentario