Polly Maggoo, la heroína en blanco y negro de Chanel en París – El Profe Show

La silueta estrella fueron los pantalones anchos y acampanados

0 34

Chanel se inspiró este martes en la heroína de la película “Who are you, Polly Maggoo?”, de los años 60, para su colección otoño-invierno 2023/2024, con una línea de abrigos largos, pantalones pata de elefante y jerséis de punto en blanco y negro.

El decorado marcó el espíritu de la colección: una gigantesca reproducción de una flor de camelia blanca en mitad de una pasarela negra y con forma circular.

El primer estilismo sobre la pasarela fue un abrigo largo, recto y con la solapa cruzada, con estampado de camelias blancas sobre fondo de cuadraditos negros, para dejar claro que esta colección iba de siluetas bien cortadas y básicos, con un ligero punto entre sesentero y el espíritu tradicional de la marca.

Trajes de “tweed” reconvertidos en minivestidos, faldas de talle alto y corte trapecio, botas altas y bermudas (tipo mallas o ajustadas) fueron las prendas que completaron la línea.

Sin duda la silueta estrella fueron los pantalones anchos y acampanados, pata de elefante, en lanas brocadas con tejidos gruesos y suntuosos, combinados con jerséis de lana decorados con pompones blancos o estampados geométricos.

El punto de partida de esta sobria colección, por momentos romántica y un tanto plana, fue la película de 1966 “Who are you, Polly Maggoo?” (¿Quién es usted, Polly Maggoo?), dirigida por el fotógrafo estadounidense William Klein, y con Dorothy McGowan, Grayson Hall, Philippe Noiret y Jean Rochefort en los papeles principales.

McGowan, una modelo estadounidense, interpretaba en el filme a una top que era seguida por un equipo de televisión francés, y era en realidad una sátira sobre el mundo de la moda y sus excesos que, pese al paso del tiempo, no dista mucho de los desmanes de abundancia y superficialidad que siguen dándose en la industria hoy.

La melena negra con puntas levantadas y flequillo recto, y la marcada línea de maquillaje negro en los ojos reproducía aquella estética que McGowan y otras actrices de la época, como Anna Karina, pusieron de moda, definiendo el estilo de la década.

El desfile, en la última jornada de esta Semana de la Moda de París, apenas dejó lugar para el color: se vio un conjunto en rosa pastel, con chaqueta de punto y falda de brillo con vuelo, y un par de conjuntos en lana “tweed” en un rosa más fuerte, tirando a cereza, pero fueron los menos.

Oda a la sobriedad

El negro imperó con una silueta que apuesta en general por chaqueta o jersey corto y pantalones anchos o falda con vuelo, marcando cintura.

Como toque definitivo, medias de encaje blanco asomando por debajo de las bermudas y faldas, también en una serie de estilismos metalizados que protagonizaron el final de esta colección otoño-invierno, concebida por la directora creativa de la casa, Virginie Viard.

Viard (Lyon, 1962) fue mano derecha del alemán Karl Lagerfeld durante treinta años y asumió las riendas de la “maison” a la muerte de éste, en 2019.

Atrás quedaron los grandes desfiles-espectáculo, con los que Lagerfeld transformaba el Grand Palais de París en una nave espacial, una playa o una estación de esquí, por citar los más llamativos.

Viard apuesta por la sobriedad en las presentaciones -dentro de que las puestas en escena siguen siendo a gran escala- y también en las colecciones, en las que ha reducido brillos, accesorios y decorados superfluos.

Un estilo que este año fue además acorde a las tendencias que se han visto esta temporada en el resto de pasarelas de Milán y París.

Nada que parezca frenar las ventas de Chanel, que se apoyan sobre todo en sus conocidos bolsos acolchados de piel y sus chaquetas en “tweed”, cuya facturación superó el año pasado los 15.000 millones de dólares, con un beneficio neto de 4.000 millones.

Entre las invitadas estuvieron Penélope Cruz, la cantante surcoreana Jennie y la actriz canadiense Whitney Peak, nuevo rostro del perfume “Coco Mademoiselle”.

,

Deja un comentario