Alergias aeroambientales: cómo evitarlas en verano – El Profe Show

Sí, el verano también es temporada de alergias. Aunque en estaciones de transición, como la primavera y el otoño, es cuando más se habla de ellas, durante la época estival es frecuente un aumento de alergias asociadas a la exposición al sol y las variaciones del clima. El doctor Iván Peñafiel, alergólogo e inmunólogo clínico, explica

0 26

Sí, el verano también es temporada de alergias. Aunque en estaciones de transición, como la primavera y el otoño, es cuando más se habla de ellas, durante la época estival es frecuente un aumento de alergias asociadas a la exposición al sol y las variaciones del clima. 

El doctor Iván Peñafiel, alergólogo e inmunólogo clínico, explica que las alergias aeroambientales son las que más se presentan durante el verano. “Estas alergias se deben a que nuestro sistema inmune reconoce como grandes enemigos a productos que se encuentran en el ambiente: los ácaros que formarán el polvo del hogar, los mohos de la humedad, la caspa de perro, gato y diferentes pólenes, reaccionando de la misma manera que lo harían frente a un ataque real, por ejemplo, frente a un virus”, refiere. 

Por lo regular, afectan a los ojos y la nariz. En los ojos se manifiesta con un intenso picor, lagrimeo, hinchazón, dolor y enrojecimiento, mientras que en la nariz se genera picor, se produce mucho moco o secreción, estornudos e inflamación. 

En el caso de que los aeroalergenos lleguen al pulmón, éste tratará de eliminarlos mediante una tos seca persistente y, al inflamarse y quedar hinchado, duro y sensible, habrá falta de aire, opresión o dolor en el pecho. 

Peñafiel explica que los pólenes que producen alergia son aquellos ´aerotransportables´, “no es la rosa que tiene un polen pegajoso y pesado sino algunos árboles, matas y grama que tienen su polen liviano y que viaja por el viento centenares de kilómetros. Estas plantas inician su polinización en primavera y la continúan durante el verano“, dice el profesional. 

Consejos para evitarlas

  • En casa, mantener las ventanas cerradas durante el horario de mayor polinización y airear la vivienda en cortos periodos (entre las 9:00 de la noche y las 9:00 de la mañana o luego de haber llovido, que hay menor cantidad de polen).

  • Realizar lavados nasales (disminuirán la carga nasal de alergenos y los síntomas).

  • Mantener las ventanas del vehículo cerradas y poner filtros antipolen en el aire acondicionado.

  • Evitar contacto con la grama: evadir cortarlo o estar en contacto directo.

  • No secar la ropa en el exterior, así como quitarse la ropa antes de entrar al dormitorio y darse una ducha, para eliminar el polen pegado al cuerpo.

,

Deja un comentario