Mindful eating: Disfruta la comida a plenitud

El objetivo principal es crear una conexión más profunda con la comida

0 272

El mindful eating, o “alimentación consciente”, es una técnica que implica prestar atención plena y consciente a cada aspecto de la experiencia de comer.

El objetivo principal es crear una conexión más profunda con la comida, disfrutar de cada bocado y ser consciente de las señales de hambre y saciedad. Aquí te explicamos más sobre esta técnica y cómo practicarla:

Preparación para comer: Antes de comenzar a comer, toma un momento para conectarte con tus sensaciones internas. Observa cómo te sientes física y emocionalmente en ese momento.

Elimina las distracciones: Apaga la televisión, el teléfono y otros dispositivos electrónicos. Trata de crear un ambiente tranquilo y libre de distracciones para centrarte en la comida.

Observa tus alimentos: Tómate un momento para observar los colores, las texturas y las formas de los alimentos en tu plato. Aprecia la belleza de la comida antes de comenzar a comer.

Usa tus sentidos: Utiliza todos tus sentidos al comer. Observa cómo se ve la comida, percibe su aroma, siente su textura y, por supuesto, saborea su sabor.

Come despacio: Mastica cada bocado lentamente y disfruta de su sabor. Esto no solo mejora la experiencia de comer, sino que también ayuda a la digestión.

Presta atención a las sensaciones físicas: Conéctate con las sensaciones físicas de hambre y saciedad. Pregunta a tu cuerpo cómo se siente y si realmente necesita más comida.

Sintoniza tus emociones: Observa tus emociones mientras comes. ¿Estás comiendo debido al hambre física o estás respondiendo a emociones como el estrés, la tristeza o el aburrimiento?

Agradece: Tómate un momento para agradecer por la comida que tienes en tu plato, así como por el trabajo y el esfuerzo que se necesitó para que llegara a ti.

Come porciones adecuadas: Escucha las señales de tu cuerpo que indican cuándo estás satisfecho/a. Evita comer en exceso y presta atención a la sensación de saciedad.

Disfruta el momento: Come con plenitud y disfruta cada bocado. Siente gratitud por la oportunidad de nutrir tu cuerpo y satisfacer tu hambre.

Sin juicios: Evita juzgar los alimentos como “buenos” o “malos”. Permítete disfrutar de una variedad de alimentos sin sentir culpa.

Practica la autocompasión: Si notas que te estás juzgando por tus elecciones alimenticias, practica la autocompasión y recuerda que todos tenemos momentos en los que no comemos perfectamente.

La alimentación consciente no solo te ayuda a disfrutar más de tus comidas, sino que también puede ayudarte a desarrollar una relación más saludable con la comida y a ser más consciente de tus hábitos alimenticios. Practicar el mindful eating puede llevar tiempo y esfuerzo, pero con la práctica regular, puede convertirse en una forma gratificante de experimentar la comida y la vida en general.

,

Deja un comentario