Condenan a 10 años de prisión a un exmiembro de los Proud Boys por asalto al Capitolio

La condena de Dominic Pezzola es la más reciente después que los cabecillas del grupo fueron sentenciados por liderar el ataque

0 30

Un exmiembro de la milicia de ultraderecha Proud Boys que rompió una ventana del Capitolio y abrió la primera brecha del edificio en la insurrección del 6 de enero de 2021 fue condenado el viernes a 10 años de prisión. Al salir de la corte clamó en tono desafiante, “¡Trump ganó!”

La condena de Dominic Pezzola es la más reciente después que los cabecillas del grupo fueron sentenciados por liderar el ataque que buscaba impedir la transferencia pacífica del poder de Donald Trump a Joe Biden tras la elección presidencial de 2020. Está previsto que el acusado de más alto perfil en el juicio, que duró meses, el exlíder de Proud Boys, Enrique Tarrio, sea sentenciado el martes.

Pezzola, de 46 años, arrebató un escudo a un agente antidisturbios y lo usó para romper la ventana, por donde irrumpieron los primeros insurrectos en el Capitolio. Posteriormente, filmó un “video de celebración” fumando un puro dentro del recinto, indicaron los fiscales. Pero por ser un recluta reciente de los Proud Boys, el jurado lo absolvió del cargo más grave, el de conspiración sediciosa. Lo declararon culpable de otros cargos y los fiscales pidieron una pena de 20 años de prisión.

“Era un soldado de infantería entusiasta” del grupo de ultraderecha, dijo el fiscal Erik Kenerson.

El juez federal de distrito Timothy Kelly observó que Pezzola, de Rochester, Nueva York, era un novato en el grupo y no escribió violentos mensajes online como los de otros acusados en los días previos al 6 de enero. Con todo, fue de alguna manera una “punta de lanza” al facilitar la entrada de los insurrectos al Capitolio, subrayó el juez.

“Lo cierto es que usted rompió esa ventana y permitió que gente irrumpiera al Capitolio y amenazara la vida de nuestros legisladores”, dijo el juez a Pezzola. “Jamás soñé que vería algo así en nuestro país”.

La defensa había pedido una pena de cinco años, porque Pezzola “quedó atrapado en la locura” de esa jornada.

Pezzola declaró en el juicio que arrebató el escudo del agente para protegerse de la policía antimotines, y los abogados dijeron que sólo rompió un panel de vidrios y otros rompieron el resto de la ventana.

Dijo al juez que deseaba no haber entrado en un área restringida el 6 de enero y pidió perdón al agente a quien arrebató el escudo.

“No hay cabida en mi futuro para grupos o política”, dijo.

Pero luego, al salir del tribunal, alzó el puño y gritó, “¡Trump ganó!”

Deja un comentario