Dumb Money: la historia de Keith Gill y el frenesí de GameStop

La película realizada con unos 30 millones de dólares, recuerda una herida aún fresca para algunos actores poderosos de Wall Street

0 0

Al pensar en películas sobre el sistema financiero, es casi seguro que tu mente vaya a Gordon Gekko y “Wall Street” o a Leonardo DiCaprio interpretando a Jordan Belfort en “The Wolf of Wall Street” (“El lobo de Wall Street“).

Cuando Hollywood encara a la bolsa, normalmente va directamente a la alta dirección.

Sin embargo, el protagonista de “Dumb Money” es un inversionista aficionado que comercia desde su sótano en Brockton, Massachusetts, con una banda atada a la cabeza y una cerveza belga en la mano.

Este es Keith Gill (interpretado en la película por Paul Dano), también conocido como Roaring Kitty. En 2021, el entusiasta respaldo de Gill a las acciones de GameStop ayudó a alimentar un frenesí comercial viral que sacudió a Wall Street y humilló a los fondos de inversión que habían tratado de obtener ganancias por el declive de la compañía de videojuegos.

Ahora, Sony Pictures apuesta a que una historia de David contra Goliat que se desarrolló en los foros de mensajes de Reddit también puede ser una atracción en la pantalla grande. Como cualquier inversión, conlleva cierto grado de riesgo.

Dumb Money“, realizada con unos 30 millones de dólares, recuerda una herida aún fresca para algunos actores poderosos de Wall Street. Según informes, al menos un ejecutivo retratado en la película ha amenazado con demandar.

El filme, estrenado en cines selectos, y que llegará en las próximas semanas a más salas, también tendrá que venderse sin su colorido elenco (incluidos Pete Davidson, Seth Rogen, America Ferrara, Anthony Ramos y Shailene Woodley) debido a la huelga de actores. Y luego está el desafío inherente de hacer una narrativa dramática a partir de una revolución que ocurrió principalmente en las pantallas de las computadoras y los teléfonos inteligentes.

Sin embargo, Craig Gillespie, director de la comedia negra sobre la patinadora de hielo Tonya Harding “I, Tonya”, logró retratar un movimiento descarado en internet para convertirlo en un producto de entretenimiento que ya está avivando parte de la misma energía que hizo que GameStop se disparara. Los precios de las entradas para el Festival Internacional de Cine de Toronto de la película superaron los 900 dólares en sitios web de vendedores secundarios.

“Por mucho que sea un viaje realmente divertido, en última instancia quería respetar la frustración y la indignación que estaba sucediendo”, dice Gillespie.

Hay muchas ironías en torno a “Dumb Money“. Se proyectará en AMC Theatres, que al igual que GameStop vio menospreciadas sus acciones y aumentar su precio en un momento en que las salas de cine se tambaleaban por la pandemia.

“Creo que deberíamos ir a los cines AMC y llevar artículos de Bed Bath and Beyond y llevar Blackberries”, dice Ben Mezrich, autor del libro del cual fue adaptada la película, “La Red Antisocial: El Apretón de GameStop y el Grupo Chusma de Comerciantes Aficionados que Pusieron a Wall Street de Rodillas”.

Mezrich, cuyo libro de 2009 sobre Mark Zuckerberg, “The Accidental Billionaire”, sirvió como material para “The Social Network” (“La red social”) de David Fincher, reconoció de inmediato el drama potencial del fenómeno GameStop. El día que las acciones de la compañía superaron los 300 dólares por papeleta, comenzó a idear un libro que podría adaptarse a una película.

“Al final de ese día, supe que esto era algo de lo que quería escribir y podía verlo como una película”, dice Mezrich. “Esa noche, escribí una propuesta de 12 páginas y su tratamiento tanto para una película como para la idea de un libro. Al final de la semana, teníamos una película”.

Dumb Money” avanzó a un ritmo extraordinario, lo suficientemente rápido como para que la mayoría de los involucrados en su creación no alcanzaran a invertir ellos mismos. Gillespie pudo seguir el fenómeno gracias a su hijo de 24 años, quien había estado involucrado en la subcategoría Wall Street Bets de Reddit.

“Pude vivirlo a través de él”, dice Gillespie. “Eso fue un gran punto de referencia para mí en términos de la emotividad de la película. Esa frustración, esa indignación, todas esas emociones que estaban pasando por esto. De hecho, llegué demasiado tarde. Mi hijo me lo advirtió”.

Lauren Schuker Blum y Rebecca Angelo, dos exreporteras del Wall Street Journal convertidas en guionistas, escribieron la película. Para ellas era una forma de ampliar su interés en el poder del populismo en internet, y ya tenían cierta experiencia en convertir historias digitales en algo humano.

“Hace mucho tiempo escribimos una película sobre GamerGate que no se hizo”, dice Blum. “En ese proceso, el productor dijo: ´Muy bien, salgamos e inventemos un nuevo lenguaje cinematográfico´. Me llevó muchos años intentar descubrir: ¿Cómo se puede hacer cinematográfica una historia como esta?”.

Dumb Money” hace malabarismos a la perfección con un amplio espectro de personajes que invierten en GameStop por diversas razones: una enfermera y madre soltera de Pittsburgh (Ferrera), un empleado de GameStop (Ramos), un par de estudiantes universitarios endeudados (Myha´la Herrold y Talia Ryder), mientras sintetiza alegremente el complicado contexto económico.

“No necesitamos a Margot Robbie en una bañera explicando conceptos financieros complejos”, dice Angelo, haciendo referencia a “The Big Short” (“La gran apuesta”) de 2015.

La gramática repleta de memes de la película le debe mucho a la experiencia frenética de las redes sociales, pero también funciona como un retrato sorprendentemente preciso de la pandemia. Es posible que te sorprenda lo conmovedora y empoderadora que es la película que utiliza los TikToks de “Savage” de Megan Thee Stallion.

“La gente se sentía muy pequeña. Se sienten pequeños, se sienten impotentes, sienten que el sistema está manipulado”, dice Angelo. “Y esta fue una oportunidad para sentirnos grandes y encontrar poder en los números”.

El propio Gill desapareció de los reflectores tan rápido como entró. El último tweet de su cuenta “Roaring Kitty” fue publicado en 2021, con gatitos durmiendo. Sus inversiones, originalmente de unos 50.000 dólares (gran parte de los ahorros de su joven familia) cuando GameStop cotizaba a unos 5 dólares por acción, en un momento alcanzaron un valor de 48 millones de dólares.

Los realizadores intentaron comunicarse con Gill, pero finalmente respetaron su privacidad y no tuvieron contacto directo con él. Gill ha dicho poco públicamente desde que testificó ante el Congreso en 2021. Los legisladores investigaban si la había violado las regulaciones de manipulación del mercado.

Gill sostuvo que abogó por GameStop “sólo con fines educativos, y que era poco probable que mi estilo agresivo de inversión fuera adecuado para la mayoría de la gente”. Simplemente creía en la empresa.

“En resumen”, dijo Gill, “me gustan esas acciones”.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas