Isla italiana en apuros por oleada de migrantes

La pequeña isla italiana de Lampedusa se vio en apuros el jueves para hacer frente a la llegada de unos 7,000 migrantes en embarcaciones desde el norte de África, el equivalente a toda la población local

0 30

La pequeña isla italiana de Lampedusa se vio en apuros el jueves para hacer frente a la llegada de unos 7,000 migrantes en embarcaciones desde el norte de África, el equivalente a toda la población local.

El centro de acogida local, con capacidad para menos de 400 personas, se vio desbordado por hombres, mujeres y niños obligados a dormir fuera en camas de plástico improvisadas, muchos envueltos en mantas de supervivencia.

El miércoles hubo tensiones cuando la Cruz Roja italiana, que gestiona las instalaciones, distribuía comida, obligando a la policía a intervenir.

Algunos jóvenes se dirigieron después al centro histórico del pueblo de Lampedusa, donde un fotógrafo de AFP vio a algunos comiendo helados.

Muchos dijeron que estaban hambrientos, pero pocos tenían dinero y algunos restaurantes los rechazaron. Otros establecimientos les ofrecieron comida gratis, o habitantes y turistas se la pagaron.

Localizada a unos 145 km de la costa de Túnez, Lampedusa es el uno de los puntos de escala para los migrantes que cruzan el Mediterráneo.

El buen tiempo propició las llegadas en los últimos días. Tan solo el martes, 5,000 personas llegaron a Italia según datos del Ministerio del Interior.

La mayoría fueron recogidos de sus frágiles embarcaciones en el mar por los guardacostas, que los llevan al puerto de Lampedusa.

Pero muchos no llegan tan lejos. Más de 2,000 migrantes han muerto este año cruzando entre el norte de África e Italia y Malta, según la agencia de la ONU para las migraciones.

La última víctima conocida fue un bebé de cinco meses, que supuestamente cayó al agua el miércoles cuando formaba parte de un grupo que estaba siendo llevado a la orilla.

– Situación crítica –

Desde hace años, el centro de acogida de Lampedusa tuvo dificultades para hacer frente a las llegadas. Las organizaciones humanitarias indicaron una falta de agua, comida y atención médica.

La Cruz Roja italiana tomó el relevo en junio prometiendo ofrecer una acogida más “digna”, pero admitió esta semana que estaba teniendo dificultades con el aumento de llegadas.

La organización reportó que más de 7,000 migrantes se encontraban en el lugar el miércoles por la mañana, una cifra que plantea “problemas de gestión”.

Unas 5,000 personas deben ser trasladadas antes del final de la jornada del jueves a Sicilia, donde hay instalaciones más grandes.

“La situación es ciertamente compleja y estamos intentando volver progresivamente a la normalidad”, declaró el jueves Francesca Basile, responsable de migraciones para la Cruz Roja italiana.

“Pese a la crítica situación, seguimos intentando distribuir camas para evitar que la gente duerma en la intemperie”, explicó.

“Le dimos a todos comida y distribuimos cenas anoche, y hoy todos recibirán también lo que necesiten”, aseguró Basile.

El gobierno de extrema derecha italiano asignó recientemente 45 millones de euros (48 millones de dólares) a Lampedusa para ayudar a la isla a gestionar mejor la situación migratoria.

Pero la jefa del gobierno Giorgia Meloni, elegida hace un año tras prometer poner fin a la migración masiva, pide ayuda a la Unión Europea.

Casi 124,000 migrantes llegaron a las costas italianas en lo que va de año, 65,500 más que el mismo periodo del año pasado.

Sin embargo, los números todavía no superan lo de 2016, cuando más de 181,000 personas, entre ellas muchos sirios huyendo de la guerra, llegaron a Europa ilegalmente.

Deja un comentario