Opret atribuye “varias violaciones” a conductor de uno de los trenes que colisionaron

Dice que es un empleado de hace 11 años que "escaló posiciones hasta llegar a ser conductor con el currículum y la rigurosidad” de otros contratados para ese puesto

0 19

La Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) informó que las investigaciones que realizan, con apoyo de técnicos internacionales, arrojan por el momento que hubo varias violaciones a los protocolos de operaciones de uno de los conductores de los dos trenes que chocaron el pasado sábado a las 11:00 de la mañana y que dejó un saldo de nueve usuarios del servicio heridos.

Según un comunicado de la Opret, el conductor labora en esa institución desde el 2012 y “escaló posiciones hasta llegar a ser conductor con el currículum y la rigurosidad con los que se han preparado todos los conductores del metro de Santo Domingo“. Afirmo que este acumula “más de 1500 horas de labores de conducción”.

Explica que las faltas del conductor, cuyo nombre no revela, se produjeron en “corto tiempo la movilidad del tren en la vía contraria, accionándose el sistema de seguridad sin permitirle acelerar a más de 20 km/h, deteniéndose a los 268 metros de la estación Mamá Tingó”.

Se recuerda que la colisión se produjo entre la estación Gregorio Urbano Gilbert y la Mamá Tingó, de la Línea 1 del Metro de Santo Domingo, en Villa Mella, Santo Domingo Norte. 

Sostuvo que se realizan investigaciones más profundas para definir la causa que lo habrían llevado a cometer esa “concatenación de errores”.

La institución agregó que el accidente tuvo lugar en una curva, lo que impidió una correcta visibilidad entre ambos trenes y redujo la capacidad de reacción del operador que conducía el tren que transitaba en dirección correcta hacia la estación Mamá Tingó.

El adecuado comportamiento del segundo conductor, al activar los frenos de emergencia, “disminuyó drásticamente la severidad del choque entre ambas unidades” y, por ende, un accidente más grave.

Fue detenido y liberado 

Los dos conductores de los trenes fueron apresados e interrogados el mismo día de la colisión, pero liberados horas después, aunque continúan bajo investigación del Departamento Nacional de Investigaciones y otros organismos de seguridad.

La Opret garantizó a los usuarios del Metro de Santo Domingo la continuidad de las operaciones con los estándares de calidad y seguridad de siempre.

Deja un comentario