Omar Chahín: “Ley de Aviación Civil no beneficia a las aerolíneas dominicanas”

La Ley 57-23, que busca crear un régimen de incentivos fiscales a la aviación civil comercial nacional e internacional, fue promulgada por el presidente Luis Abinader tras un proceso legislativo de ocho meses en el Congreso. No ha satisfecho las expectativas del sector.

0 16

En diciembre del 2022 el Poder Ejecutivo depositó en el Senado un proyecto de ley que, en esencia, buscaba establecer un nuevo régimen de incentivos fiscales a la aviación civil.

Según las motivaciones del proyecto, una nueva ley ayudaría a promover a la República Dominicana como “el más importante punto de interconexión de pasajeros y carga de toda la región”, además de contribuir con el desarrollo de la economía y atraer la inversión internacional.

Sin embargo, a pesar de los beneficios fiscales detallados en la propuesta, los representantes de aerolíneas dominicanas han insistido en que la normativa es “excluyente” porque a su juicio, en los incentivos que contempla sólo se benefician las compañías aéreas internacionales o a las de nueva creación.

“Las aerolíneas nacionales nos hemos visto forzadas a afianzar otras rutas, distintas a las de Estados Unidos, para seguir subsistiendo en esta competencia desigual”Omar ChahínPresidente ADLA

Omar Chahín, presidente de la Asociación Dominicana de Líneas Aéreas (ADLA), participó en el Diálogo Libre y allí cuestionó la ley, calificándola de “absurda” porque no incluye facilidades  para las aerolíneas dominicanas que operan actualmente.

El empresario, propietario de Air Century y con más de 30 años en el sector, expresó que elaborar y promulgar una ley que ofrezca beneficios impositivos al mercado internacional y excluya al nacional, solamente permite crear “una competencia feroz” en la que las aerolíneas locales “salen perdiendo”, porque no cuentan con la misma capacidad financiera ni con los mismos atractivos fiscales con que son beneficiadas las aerolíneas extranjeras en sus respectivos países.

Ley por 15 años

La Ley de Aviación Civil especifica en su artículo 6 que el plazo para aplicar los incentivos se limita a 15 años. Ese tiempo, según Omar Chahín, no constituye un beneficio, sino un freno al crecimiento de las aerolíneas.

Manifestó que los dueños de líneas aéreas dominicanas, al conocer las motivaciones del proyecto en el 2022, se entusiasmaron con la iniciativa legislativa. Después llegaría la decepción, explica, al confirmar la exclusividad de los beneficios. En ese sentido, dijo que las aerolíneas dominicanas tomaron la iniciativa de renegociar sus operaciones para adaptarse a su nueva realidad, ya que la ley está lista para entrar en vigor “sin vuelta atrás”.

“Entiendo que otras aerolíneas también se verán forzadas a replantear sus estrategias porque la ley es un disparate. Creo que el presidente Abinader ha sido muy mal asesorado”, sostuvo.

Un aspecto “preocupante” de la nueva ley es que las aerolíneas internacionales puedan despegar en República Dominicana y desde territorio nacional, viajar a otros destinos caribeños y cercanos, que son el mercado actual de las aerolíneas dominicanas. De acuerdo con Chahín, esa estrategia sería un golpe para las empresas nacionales de aviación.

En ese orden, dijo que las aerolíneas criollas cubren todo el mercado del Caribe con vuelos turísticos y abandonaron el mercado norteamericano porque, en el renglón de precios de boletos, no pueden competir con sus pares internacionales.

“Imagínense que ellos (los internacionales) lleguen aquí y vuelen también a los destinos que cubren las aerolíneas dominicanas. Eso provocaría nuestra salida del mercado”, lamentó.

Sin asesoría

A decir del empresario, el presidente Luis Abinader fue mal asesorado en la redacción de la ley, ya que, como dijo, se excluyeron las aerolíneas nacionales de los beneficios fiscales, alegando que las recaudaciones impositivas se verían afectadas si el Estado pierde los recursos que actualmente obtiene por las operaciones aéreas en el país.

En el proceso para articular la legislación, Chahín dijo que cuestionó a los congresistas y al propio presidente Abinader sobre las verdaderas consecuencias que recaerían sobre el Estado si las compañías nacionales son incluidas en los beneficios fiscales, pero la única respuesta que obtuvo es que “el fisco nacional quedaría perjudicado”.

¿Cuáles son los beneficios?

La pieza legislativa, que ya fue promulgada por el Poder Ejecutivo, dispone cinco exenciones fiscales dirigidas a las aerolíneas internacionales y a las compañías aéreas nuevas que se instalen en el país, luego de la promulgación de la ley. De acuerdo a Chahín, “las que ya operan no se benifician”.

Los incentivos incluyen una exención total de la retención del impuesto por concepto de pagos de rentas al exterior por arrendamiento de naves.

También agrega una exención del pago de impuesto sobre los activos declarados en la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), una retención de carácter único y definitivo por pagos de entrenamientos y capacitaciones al personal de tripulación y otra del pago del Impuesto a la Transferencia de Bienes y Servicios (ITBIS) en la venta de vuelos completos por parte de empresas operadoras dominicanas a empresas en el exterior, siempre que se trate de vuelos originados en el extranjero con destino a la República Dominicana.

Oposiciones a la ley

Las aerolíneas dominicanas analizaron la nueva ley y en conjunto, según Chahín, determinaron que los beneficios enfocados en eximir de impuestos el pago de rentas o la citada retención del 5 %, “nunca se han aplicado en la práctica” y que en consecuencia, no surtirán ningún efecto de ahorro para las líneas aéreas ya en operación.

Destaca el presidente de ADLA que el concepto de proporcionalidad aplicado a todas las industrias que facturan bienes y servicios con exoneraciones de ITBIS, hace que el renglón “no signifique ningún incentivo” para las empresas. Con esto, se refiere a la exención de  ITBIS establecida en la ley para la venta de vuelos completos. Otro beneficio que criticaron es el que absuelve de pago de arancel e ITBIS la importación de aeronaves ya que, como explicó, ninguna línea aérea ha pagado nunca el referido arancel, por lo que consideran que “el supuesto beneficio es nulo” para la aplicación de la legislación.

“Invasión internacional”

Chahín destacó que la nueva normativa favorecerá una “invasión internacional” de líneas extranjeras que intensificarán sus operaciones en el país.

Resaltó que los que pagan impuestos en el país por trabajos aéreos “son tres gatos” que, si son beneficiados con los incentivos, no impactarán en las recaudaciones del Gobierno.

El turismo es la principal motivación del Gobierno para impulsar la Ley

Entre las motivaciones del Gobierno para impulsar la Ley destaca la de afianzar los sectores “clave” de la economía como el turismo, el comercio, el sector agropecuario y la captación de la inversión internacional. Además, alega que una nueva Ley de Aviación Civil aportaría a la afluencia de turistas, la generación de empleos, el ingreso de divisas, el aumento de la productividad y el bienestar social en el país. La legislación sería implementada con acciones estratégicas que permitan “lograr la uniformidad entre las leyes” para proporcionar una mejora pertinente en la navegación aérea. De acuerdo con el Poder Ejecutivo, la Ley tiene como objetivo fomentar y aumentar la competitividad de la aviación civil en la República Dominicana, estableciendo las condiciones pertinentes para aumentar los visitantes al territorio nacional vía aérea.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas