Trabajadora sexual grabó a su cliente y se lo envió a su prometida

Mira la historia de esta trabajadora sexual en Australia

0 32

En Sídney, Australia, una trabajadora sexual llamada Brooke Ariel Grace Baker ha sido declarada culpable de acosar a un cliente después de grabarlo sin su consentimiento y enviar el video a su prometida.

Además, la mujer envió 244 mensajes de texto y realizó 87 intentos de llamada en cinco horas, a pesar de una orden judicial que le prohibía comunicarse con él.

El tribunal local de Penrith en Australia escuchó los detalles de los delitos, que comenzaron en 2018 cuando la pareja se conoció a través de un servicio de acompañantes en línea. Después de mantener relaciones sexuales consensuales, Baker grabó al hombre practicándole sexo oral sin su consentimiento.

La situación se agravó cuando Baker afirmó estar embarazada y contactó a la prometida del hombre, alegando que él le había sido infiel. La acusada finalmente envió un video íntimo a la pareja, lo que llevó a una orden de violencia prevenida emitida por la policía para proteger al hombre.

Además, meses después, Baker apareció inesperadamente en el automóvil del hombre mientras se dirigía al trabajo, lo que provocó una discusión. Luego, inundó al hombre con mensajes de texto y llamadas, causando una gran ansiedad y estrés en la víctima.

Baker fue declarada culpable de no comparecer ante el tribunal y de los cargos de acoso o intimidación y hostigamiento. El tribunal ha pospuesto la sentencia hasta el 24 de octubre y ha ordenado un informe de evaluación de la sentencia.

Deja un comentario