Defienden actuación policial en final Uefa Champions League

Las autoridades francesas defienden la actuación de la policía, que lanzó gas lacrimógeno y aerosol irritante

0 23
Las autoridades francesas defendieron el lunes la actuación de la policía, que lanzó gas lacrimógeno y aerosol irritante de manera indiscriminada a los hinchas del Liverpool en la final de la Liga de Campeones.

Dijeron que el problema se debió a un gigantesco fraude en el que entre 30.000 y 40.000 personas intentaron ingresar con boletos falsos o sin ninguno en el Estadio de Francia.

La UEFA ordenó la realización de un informe independiente en el que se “examinará la toma de decisiones, así como la responsabilidad y las conductas de todas las entidades implicadas en la final” y se hará público.

Al término de una reunión sobre el caos del sábado, los ministros franceses del deporte y del interior responsabilizaron a los fanáticos del Liverpool aunque no abundaron en detalles de cómo tenían la certeza sobre la existencia tantos boletos falsos.

Las personas con boletos válidos comprados a través del equipo Liverpool y la UEFA informaron haber tenido dificultades para acceder al estadio.

“Hubo un fraude a gran escala y a nivel industrial, y una organización de boletos falsos porque de acuerdo con el precontrol del Estadio de Francia y la Federación Francesa de Fútbol, 70% de las entradas eran falsas para entrar en el Estadio de Francia”, dijo el ministro del Interior, Gérald Darmanin.

“Quince por ciento de los boletos falsos también fueron advertidos después del primer control… La UEFA confirmó que más de 2.600 boletos no eran válidos aun cuando habían pasado el primer control”.

El ministerio del deporte de Francia no presentó pruebas de sus aseveraciones y no respondió a un correo electrónico después de celebrar una conferencia de prensa desde una postura combativa.

“Una presencia a gran escala de estos boletos falsos por supuesto fue el problema que causó demoras”, dijo Darmanin. “El inicio del partido se retrasó en tres ocasiones.

La final, en la que Liverpool cayó 1-0 ante Real Madrid, comenzó con un retraso de 37 minutos. Gas lacrimógeno y aerosol irritante fue lanzado contra los fanáticos de Liverpool, afectando a niños, y Darmanin defendió la táctica para impedir muertes.

“Quisiera agradecer a las fuerzas del orden, también a aquellas que trabajaron en el estadio porque estuvieron muy serenas y lograron evitar el drama, y gracias por organizar el precontrol y que lo hayan levantado cuando había demasiada presión para evitar un drama”, según Darmanin.

“Esa fue una decisión de la prefectura para evitar cualquier tipo de muertes o lesiones graves”, agregó.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas