Caso Lewinsky: 25 años del escándalo que involucró a Clinton

Acusado de perjurio, Clinton fue sometido a un juicio en el Congreso (impeachment) del que salió indemne, aunque muy tocado

0 18

Tres mujeres tuvieron un papel protagonista en esta historia: Mónica Lewinsky, Linda Tripp y Hillary Clinton. La primera, Mónica Lewinsky, una becaria en sus primeros veinte cegada por las luces de la Casa Blanca y por la cercanía al hombre que dirigía el mayor centro de poder político del mundo.

Lewinsky fundó años después su propia empresa de moda, The Real Monica, y participó en campañas contra el acoso en las redes, calificándose a sí misma como la primera víctima de estos abusos. 

Todo empezó en junio de 1995, cuando con 21 años Monica Lewinsky comenzó a trabajar como becaria en la Casa Blanca. En otoño de ese año inició una relación íntima con el presidente que se prolongó incluso después de que Lewinsky fuese contratada en la división de relaciones públicas del Pentágono en abril de 1996.

Una de sus nuevas compañeras de trabajo, Linda Tripp, convertida en amiga y confidente, grabó las conversaciones telefónicas en las que Lewinsky reconocía sus contactos íntimos con Clinton. En 1998 las cintas llegaron a la oficina del fiscal Kenneth Starr y provocaron un auténtico terremoto político. 

Acusado de perjurio, el presidente fue sometido a un juicio en el Congreso (impeachment) del que salió indemne, aunque muy tocado.

Infografía

La becaria, la mala y la esposa engañada

El rol de “mala” recayó en Linda Tripp, la funcionaria del Departamento de Defensa que de manera subrepticia grabó las confesiones de la becaria cuando llegó al Pentágono. Para unos fue una traidora. Otros valoran su valentía para denunciar unos hechos que, según ellos, ponían en entredicho la capacidad y la integridad moral del presidente.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas