Buscarán consenso para reglamento de cacería en República Dominicana – El Profe Show

El próximo jueves 13 de julio el viceministerio de  Áreas Protegidas y Biodiversidad realizará un taller con representantes de organizaciones académicas y ecologistas sobre el reglamento de las distintas cacerías, con el objetivo de fortalecer el proceso de consulta que realiza con miras a cumplir con el mandato que la ley dispone sobre la creación

0 30

El próximo jueves 13 de julio el viceministerio de  Áreas Protegidas y Biodiversidad realizará un taller con representantes de organizaciones académicas y ecologistas sobre el reglamento de las distintas cacerías, con el objetivo de fortalecer el proceso de consulta que realiza con miras a cumplir con el mandato que la ley dispone sobre la creación del Reglamento de Cacería de la República Dominicana.  

Esto luego de extender la consulta pública, la cual causó rechazo en diferentes sectores del país, en especial de la  La Federación Dominicana por los Derechos de los Animales (FEDDA), quienes declararon en sus redes sociales que la cacería en República Dominicana es ilegal desde que se promulgó la Ley 248-12 de Protección Animal y Tenencia Responsable, además de alertar que el reglamento incluye perros y gatos, al considerarlos especies invasoras.

El Ministerio de Medio Ambiente convocó, a finales de Junio, a la población a participar en el proceso de consulta pública para el Reglamento de Cacería de la República Dominicana, que incluye a 20 especies, la mayoría invasoras, que pueden ser objeto de esta práctica, además de criterios establecidos como tipo de caza, período, cantidad de ejemplares y zonas permitidas para la actividad.

La Ley 333-15

Posterior a la ley 248-12 de Protección Animal y Tenencia Responsable, se promulgó la Ley 333-15, sobre Biodiversidad, la cual establece varios tipos de cacería, incluyendo la comercial, la de control, la subsistencia y la deportiva, que faculta al Ministerio de Medio Ambiente para establecer las especies, lugares y épocas en el artículo 45, pero no observa la ley 248-12.

Además la ley 333-15 establece que ninguna persona, natural o jurídica, puede cazar, capturar, mutilar, apresar, hostigar o matar fauna de especies silvestres que están clasificadas en las categorías: Extinto en estado silvestre, el peligro crítico, en peligro y vulnerable; de acuerdo al Artículo 30 de la dicha ley y de la fauna que estén localizadas en un área protegida, establecida bajo la Ley de Áreas Protegidas, o en un área crítica establecida bajo esta ley.  

Según una nota de prensa enviada a los medios por el Ministerio de Medio Ambiente, al taller, que se llevará a cabo en la sede del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MMARN), están siendo invitados representantes de la Academia de Ciencias de República Dominicana, de la Comisión Ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), del Grupo Jaragua y de otras organizaciones que forman parte de la Coalición para la Defensa de las Áreas Protegida, con el interés de fortalecer el proyecto de reglamento con los planteamientos de los representantes de la comunidad académica y los ambientalistas

Posición de ambientalistas

La Fundación Acción Verde, Inc. considera necesario conocer con datos ciertos cuál es es estado actual del componente biodiversidad (endémico y nativo), en cuanto a especies y números estimados, para poder tener una línea base sobre la cual plantear reglamentos y permisos  que pudieren afectar su equilibrio y sostenibilidad.

“Aunque en principio estamos de acuerdo con la habilitación de permisos especiales para la caza de algunas especies consideradas invasoras o que se constituyen una amenaza para nuestros ecosistemas, se hace necesario una clara definición de aquellas especies denominadas como “cinegéticas” (de cacería), con sus respectivas justificaciones”, declaró Acción Verde. 

En esa lista sugieren incluir o mantener aquellas especies que tienen condiciones para su crianza como aves de granja o de corral, aquellas que tienden a desplazar especies endémicas y nativas, y también aquellas que por su condición depredadora representan una amenaza al equilibrio ecosistémico o a la salud.

“De igual modo, cuando los blancos de cacería impacten polígonos que incluyan unidades del Sistema de Áreas Protegidas, debe tenerse aún más rigor, al punto que esto sólo sea permitido a personal especializado, como parte de programas específicos de control de especies invasoras, llevadas a cabo por el propio Ministerio u organizaciones comanejantes”, concluyó Acción Verde.

Por su lado el fotógrafo, conservacionista e investigador Eladio Fernández, considera que: “Una institución (Ministerio de Medio Ambiente) que ha sido incapaz de resolver como pagarle a tiempo a tiempo a los guardaparques, que no ha podido suplir de combustible, reponer motores y vehículos para hacer el trabajo en las áreas protegidas, no puede pretender contar con recursos, vehículos y personal para hacer una fiscalización a nivel nacional de todos los cazadores a ver si están cumpliendo con el reglamento de cacería“.

Así también Ricardo Briones, ambientalista y fotógrafo de naturaleza opina que en la cacería deportiva no incluiría especies nativas y endémicas. “Aquí no hay poblaciones que aguanten una cacería sin control, y digo sin control, porque Medio Ambiente debe garantizar que es así y no lo es. Además ¿Qué estudio o censo existe que avale eso?”.

Control de especies invasoras

Según la Estrategia Nacional de Especies Exóticas Invasoras del 2011, elaborada en el marco del Proyecto “Mitigando la amenaza de las especies exóticas invasoras en el Caribe Insular” financiado por el Global Environment Facility (GEF-PNUMA) e implementado por CAB Internacional y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales invasoras, las especies exóticas invasoras han sido consideradas en todo el mundo como la segunda causa de extinción de especies, después de la pérdida de hábitat. Esto se debe a que pueden causar graves daños a los ecosistemas y provocar desequilibrios ecológicos en las poblaciones de las especies locales y en la estructura de los hábitats, conllevando a la disminución de la biodiversidad. Además, son vehículos para la transmisión de enfermedades y causa de cuantiosas pérdidas económicas.

Infografía

Según la Estrategia, en el Caribe, las especies exóticas invasoras representan una amenaza primordial para la biodiversidad marina, de agua dulce y terrestre ya vulnerable, y para la gente que depende de esa biodiversidad para sus modos de vida y bienestar. Las naciones del Caribe han reconocido la necesidad de disponer de estrategias nacionales y de vincular sus esfuerzos al cumplimiento del Artículo 8(b) de la Convención para la diversidad biológica para enfrentar la amenaza de las especies invasoras, tal y como se expresa en la Decisión VIII/27 de la Octava Conferencia de las Partes reunida en Brasil en 2006 (COP 8).

La estrategia define un listado de especies exóticas invasoras en República Dominicana, el cual incluyó en 2011 192 especies de plantas, 8 de moluscos, 1 crustáceo, 38 de peces, 4 de anfibios, 8 de reptiles, 13 de aves y 12 de mamíferos.

El listado elaborado por 15 especialistas, destaca a los perros, gatos, hurones y mapaches como depredadores de fauna nativa.

Uno de los primeros esfuerzos de mitigación de especies exóticas invasoras, fue la erradicación de mamíferos invasores en la Isla Cabritos, Parque Nacional Lago Enriquillo. En donde entre 2012 y  2017 fueron removidos de la isla 150 burros y 6 vacas. La mayoría de los burros fueron relocalizados y donados por el Ministerio a las comunidades aledañas al Lago Enriquillo. Además fueron eliminados 264 gatos asilvestrados, que representaban una amenaza a la fauna local, en especial a las iguanas endémicas de la isla, la iguana rinoceronte y la iguana de Ricord, esta última en peligro crítico de extinción. 

Llamarán a vista pública

El responsable de la Dirección de Biodiversidad, Gabriel Valdez, explicó que, además del taller, el Medio Ambiente extendió por 15 días, hasta el 25 de este mes de julio, el plazo de consulta pública del reglamento.  

“Todas las instituciones, públicas y privadas, así como la ciudadanía en sentido general, puede entrar a la plataforma de internet del ministerio, descargar el reglamento, estudiarlo y hacer llegar sus observaciones a través de la misma vía. Luego de que se termine el proceso de consulta, llamaremos a una vista pública que sirva para debatir los documentos consensuados antes de que el ministerio agote los procedimientos que permitirán al país tener un reglamento como el que nos exige el marco jurídico local y los organismos internacionales vinculados al manejo de los temas ambientales y de biodiversidad”, indicó Valdez.  

,

Deja un comentario