Se cumplen 10 años del escándalo de Biogenesis

Hace 10 años que el mundo del béisbol sufrió uno de los mayores escándalos de dopaje de la historia, cuando explotó el caso de Biogenesis, la clínica de Florida que suplía protocolos de sustancias para mejorar el rendimiento y que ayudaban a los peloteros a evadir suspensiones.Trece peloteros fueron suspendidos por más de 50 partidos

0 44

Hace 10 años que el mundo del béisbol sufrió uno de los mayores escándalos de dopaje de la historia, cuando explotó el caso de Biogenesis, la clínica de Florida que suplía protocolos de sustancias para mejorar el rendimiento y que ayudaban a los peloteros a evadir suspensiones.

Trece peloteros fueron suspendidos por más de 50 partidos, incluyendo nueve dominicanos. ¿El líder del grupo? Alex Rodríguez, a quien el comisionado de entonces Bud Selig impuso una sanción de 162 encuentros, hasta entonces la mayor de la historia para una violación de la política de uso de sustancias ilegales para mejorar el rendimiento.

En este décimo aniversario del escándalo, ESPN hizo una serie de trabajos reveladores, usando documentos oficiales de la DEA, la agencia antinarcóticos de los Estados Unidos, que lideró la investigación penal del caso que terminó con la condena de Anthony Bosch y otros individuos.

Los trabajos de ESPN golpean radicalmente a Manny Ramírez el exestelar de los Medias Rojas de Boston que, aunque no fue suspendido por Biogenesis, sí era cliente de Bosch y fue -según los reportajes – la figura que le abrió las puertas de Grandes Ligas al falso médico.

Pero a quien martillan con fiereza es a Rodríguez, no necesariamente por el uso de sustancias controladas para mejorar su actuación sino porque detallan todas las marañas que el exjugador usó para tratar de evitar una sanción y lo descubren como un chivato que delató a Ryan Braun, Francisco Cervelli y por lo menos un jugador con calibre de estrella que no es mencionado en la investigación pero que nunca arrojó positivo a dopaje ni tampoco fue sancionado.

Los jardineros Nelson Cruz y Melky Cabrera también aparecen mencionados en dos de las múltiples investigaciones que presentó el periodista Mike Fish.

Por igual, se hace referencia a que en los documentos de la DEA, Anthony Bosch le dijo a las autoridades que en el 2012 estuvo muy cerca de trabajar con el intermedista dominicano Robinson Canó, suspendido dos veces por dopaje años más tarde, aunque nunca completó un acuerdo de trabajo con el petromacorisano.

Diez años después, todavía hay mucha tela por dónde cortar en el caso de Biogenesis, uno que cambió de forma dramática y para siempre las carreras de muchos estelares. 

Deja un comentario