Un Covid-19 largo o persistente

Es mucho lo que todavía tenemos que aprender

0 41
Esta entidad fue reconocida por la OMS en septiembre 2020, y se refiere a personas que han sufrido la infección por el SARS-Cov-2 con síntomas persistentes por semanas o meses. Que, si bien es cierto que es más notorio y frecuente en personas envejecientes, también se ha descrito en adultos jóvenes, en adolescentes y en niños.

El SARS-Cov-2 y la pandemia lo ha cambiado todo, nos ha enseñado mucho, y es mucho lo que todavía tenemos que aprender.

Un estudio reciente plantea la hipótesis de que, en la pandemia, se produjo una disminución de los casos de enfermedad de Kawasaki en todo el mundo, debido al aislamiento y a la obligatoriedad del uso de la mascarilla. Que apoya la teoría de que la enfermedad de Kawasaki pudiera tener su origen en partículas y virus contenidas en el aire que respiramos, ya que una vez que las personas han vuelto a la presencialidad y la mascarilla se ha dejado de usar, la enfermedad de Kawasaki ha reaparecido en iguales o mayores proporciones que las reportadas antes del año 2020.

Los CDC de los EE.UU. han informado recientemente, que el SARS-Cov-2 continúa contagiando y mutando para dar paso a lo que conocemos como Long Covid o Covid persistente, que es, una amplia gama de síntomas que pueden durar semanas, meses o más tiempo a partir del inicio de la infección.

Síntomas de dificultad respiratoria, fatiga, hipertensión arterial, trastornos de la memoria, enfermedad mental, depresión, ansiedad, coágulos en la sangre, enfermedad renal etc. es la nueva faceta de este virus, un nuevo síndrome que afecta principalmente a adultos mayores, pero que muy bien puede presentarse a otras edades y en trastornos de otra etiología. Que pueden confundir al médico, quien tiene que diagnosticar muy bien, para saber qué es lo que está tratando.

Hay que seguir estudiando y aprendiendo del nuevo coronavirus. Porque lo que vemos en los envejecientes y que aún no entendemos muy bien. Con otras características, también se ve en la población infantil que, aunque menos severamente afectada, los estudios hasta ahora conocidos en esta población, tienen sus limitaciones y son menos concluyentes. l

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas